Foro Asturias en Facebook Foro Asturias en Twitter Foro Asturias en Instagram
Foro Asturias en Youtube Foro Asturias en Flickr Foro Asturias WhatsApp

Elecciones 2019
2.1. REFORMA DEL PARLAMENTO Y DE LA LEY ELECTORAL

2.1 REFORMA DEL PARLAMENTO Y LA LEY ELECTORAL

 

La reforma del Parlamento Español es un asunto de vital importancia por un motivo evidente: es el Parlamento donde se hacen las leyes. Si las leyes son malas, si la normativa es defectuosa, todo funcionará mal. Si son buenas y se adaptan a las necesidades reales de los españoles, regresaremos al camino correcto: crecimiento económico y mejora en la convivencia. Y habremos centrado el objetivo: un proyecto claro y atractivo para España.

 

¿Cuál es, ahora, la situación? Observemos uno a uno todos los puntos del actual ordenamiento jurídico español y comparémoslos a con los de los países más avanzados a cuya altura queremos estar. ¿En la actualidad está España, punto por punto de cada una de las leyes y normas que nos rigen, entre los mejores? La respuesta es un claro no. ¿Por qué? Porque se legisla mal.

 

El actual Parlamento, dicho de otro modo, no está estructurado para legislar. Se ha convertido en un escenario donde se teatralizan debates con más ruido que nueces, pero sin una verdadera función legisladora. El poder legislativo es, en esas circunstancias, más nominal y aparente que real. Y sin verdadero poder legislativo, ni la democracia ni el Estado de derecho merecen ser llamados tales.

 

En la actualidad, ¿dónde se elaboran, entonces, las leyes que rigen España?. La respuesta está en oscuros despachos alejados del Congreso y el Senado, con poca intervención real de quienes han sido elegidos por la ciudadanía, que ni tienen medios ni competencias -ya que éstas las detentan los partidos-, para hacerlo como los parlamentos eficaces, véase el británico, el alemán o el francés, por ejemplo, y casi todos los parlamentos de los países desarrollados.

 

Esa es la situación: el Congreso y el Senado se limitan a aprobar, con mínimos retoques, leyes que han sido diseñadas y elaboradas por técnicos no elegidos por la voluntad popular. En estas circunstancias, el parlamento español es uno de los más débiles que existen. ¿Es esto bueno? No, porque entonces las leyes serán malas y por lo tanto el país entero funcionará mal. Tal es el estado de cosas en el que legislatura tras legislatura nos han puesto los dos partidos que se alternan en el poder.

 

Urge, pues, una importante reforma institucional del Parlamento. Reforma que supone la de la Constitución y la de la Ley Electoral. Y cuyos principales ejes han de ser los siguientes:

 

  • La solidez y la excelencia del Parlamento Español han de equiparase a la de otros parlamentos europeos o americanos en los que hay un poder legislativo fuerte que cumple su función, y con alta calidad de la labor parlamentaria.
  • Es esencial incrementar el papel del parlamentario como representante de las personas que le han votado. En España esto ahora se articula fundamentalmente a través de la partitocracia. Pero en el resto del mundo rara vez es así; al contrario, la labor directa del parlamentario con su electorado es mucho más intensa y eficaz. Es el electorado, pues, quien ha de elegir al parlamentario, y no un reducido grupo de personas en los despachos de un partido. Las circunscripciones deben de ser más pequeñas.
  • Mantenimiento del sistema bicameral, pero con menos diputados y menos senadores. El Congreso y el Senado deben potenciarse, pero reduciendo el número de diputados y de senadores; a los que hay que proporcionar, como representantes que son de los ciudadanos, los medios y competencias necesarios para hacerlo con eficacia, buen juicio y sentido de la responsabilidad hacia el electorado que representan. Si esto se logra, volverán a la política las mejores cabezas que ahora prefieren, no sin buen motivo, dedicarse a la actividad privada.
  • El número de diputados se establecerá en 300, mediante la supresión de un diputado fijo asignado por provincia, y reparto proporcional de los restantes. Aumentando el número de las circunscripciones mediante reducción de su tamaño para que, como máximo, se elijan tres diputados en cada una.
  • La cifra de senadores asimismo ha de reducirse en uno por provincia, pero fortaleciendo la labor de esta institución tanto en su calidad de cámara de segunda lectura como en lo relativo a cuestiones de su especialización como pueden ser las territoriales.

 

Esta reforma del poder legislativo comporta cambios legales, constitucionales e institucionales de gran calado. Es preciso, por lo tanto, construir consensos y acuerdos entre los partidos, como se ha hecho en otros países, y lograr con ello una mayor legitimidad y excelencia en los resultados de tan importante reforma del poder legislativo.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir por Correo Electrónico
Juntas Locales

Agenda
Agenda Cascos
El Hormiguero. Último número
Búsqueda Avanzada


C/ Pepe Cosmen Nº 1. 33001 Oviedo.
985202745. Fax 985223554.
http://www.foroasturias.es · sederegional@foroasturias.es
Aviso Legal
Contacto
RSS