Foro Asturias en Facebook Foro Asturias en Twitter Foro Asturias en Instagram Foro Asturias en Youtube Foro Asturias en Flickr

Elecciones 2019
4.1. POLÍTICA EXTERIOR

4.1 POLITICA EXTERIOR

 

FORO ha defendido desde su fundación, y así lo ha demostrado en las Cortes Generales, que el principal objetivo de la política exterior ha de ser el de favorecer los intereses nacionales, entendiendo que España es una de las más grandes naciones históricas, que además cuenta también con la fuerza cultural del español, un idioma que es hablado por más de 400 millones de personas, solo superado por el chino. Esto nos sitúa en una perspectiva en la que sólo la responsabilidad, las ideas claras y el sano juicio han de guiar nuestra acción en el mundo.

 

En atención a ello, FORO interesará la puesta en práctica de una política que, basada en la defensa primordial de los intereses nacionales, desarrolle con claridad las siguientes acciones:

 

 

DimensiónEconómicadelaPolíticaExterior

          

Resulta evidente que el factor económico ha de estar en todo momento presente en la política exterior de cualquier nación que quiera ser fuerte en el mundo. Es por ello que, en el contexto internacional del siglo XXI, fracasarán los países cuya política exterior no tenga en cuenta el bolsillo de sus propios ciudadanos y la creación de empleo en su propio territorio.

 

FORO fortalecerá, por lo tanto, el factor económico tanto en el diseño como en la ejecución de su política exterior. Esto afecta a todos los vectores de nuestra acción en el exterior. Desde la Política Agraria Común en la UE, en la que reforzaremos la defensa de los intereses de España, a las negociaciones sobre pesca y agroganadería. Desde las alianzas y las estrategias en materia energética, hasta la intensificación de nuestra acción exterior en los países emergentes.

 

Desde FORO vamos a insistir en la política industrial como un objetivo europeo. Si la UE es consciente de la necesidad de asegurar que la industria tenga al menos una participación del 20% en el PIB, porque produce empleo de calidad, se debe profundizar en una política favorable a la industria europea. No se trata de aplicar políticas proteccionistas, sino de favorecer una auténtica competencia, luchando contra el dumping social y ambiental. Promover una legislación sobre deslocalizaciones que prevea, para estos casos, mecanismos disuasorios y que favorezca la búsqueda de alternativas que eviten la pérdida irreversible de tejido industrial (por ejemplo, con medidas que faciliten la búsqueda de inversores que continúen la actividad en las plantas deslocalizadas).

 

 

El reforzamiento del factor económico en nuestra política exterior comporta una reforma, por lo tanto, de nuestro servicio exterior. Los pilares de esta reforma son:

 

  • Incremento de la coordinación de los ministerios de Economía y Asuntos Exteriores para lograr cumplir el principio de unidad en la acción exterior del Estado.
  • Fortalecimiento de las oficinas comerciales y mayor implicación de nuestra estructura de embajadas en los asuntos de índole económica, involucrando a diferentes actores tanto a nivel ministerial como en el ámbito de la sociedad civil.
  • Apoyo a las empresas españolas que inviertan en el extranjero o desarrollen en el mundo proyectos y  acciones de presencia y penetración comercial, ya que éstas crearán en España puestos de trabajo.
  • Decidido incremento, en todos los campos, del apoyo institucional a las actividades inversoras o comerciales de las empresas españolas más allá de nuestras fronteras, especialmente en los países emergentes.

 

Dimensión Económica de la Política de Cooperación al Desarrollo

 

La cooperación española al desarrollo ha de tener en cuenta, ante todo, los intereses de los españoles, además de los del país a cuyo desarrollo contribuye la cooperación. Significa esto que poco será el rendimiento y escasa la utilidad de una cooperación basada en planteamientos doctrinales o ideológicos. Proponemos ahondar en la  necesidad de un nuevo despliegue de los medios humanos y materiales al servicio de la acción exterior que tenga en cuenta los cambios en la distribución geográfica del poder y la influencia en la comunidad internacional. 

 

Beneficiaria de ese nuevo enfoque, sería la Cooperación al Desarrollo, que así entendida, se convierte en un sólido instrumento de nuestra política exterior que en todo momento tiene en cuenta con pragmatismo el factor económico, y no sesgadas teorías de libro o manual político.

 

Es fundamental actualizar, en base a criterios modernos, la Ayuda Oficial al Desarrollo, alejándose de esquemas de hacer dos décadas, para que pueda contribuir al desarrollo humano y a la erradicación de la pobreza.

 

FORO desarrollará, pues, una cooperación al desarrollo con las siguientes características:

 

  • Centrada en las zonas de importancia estratégica para España.
  • Que tenga en cuenta, además de los intereses económicos del país receptor de la ayuda, los intereses de España y de sus empresas.
  • Que contribuya a crear también puestos de trabajo en España.
  • Que facilite  el  llamado  retorno  de  las  cantidades  dedicadas  a cooperación en beneficio de actores empresariales españoles.
  • Que contribuya al fortalecimiento de las instituciones y el Estado de derecho en los países donde se desarrolla la cooperación.
  • En la situación del Sáhara Occidental, perseverar en la ayuda a los campamentos de refugiados, donde se deberá mantener y ampliar el compromiso humanitario existente.

 

Además, FORO racionalizará la sistemática de la cooperación al desarrollo mediante la supresión de duplicidades y confusiones de competencias entre distintos niveles y organismos de la cooperación al desarrollo. Será preciso, para ello, una nueva Ley de Cooperación más adecuada a los tiempos actuales.

 

 

Europa

 

El proyecto europeo ha de edificarse sobre la base de nuestra fortaleza interior para asegurar nuestra capacidad de influencia en las grandes decisiones comunitarias y evitar la situación de dependencia actual en la que somos sujetos pasivos de las imposiciones de la Unión Europea.

Actualmente están surgiendo en muchos países europeos, y también en España, populismos de uno y otro signo que pretenden sembrar dudas sobre la viabilidad y la conveniencia de la Unión Europea. Es precisamente ahora, en el momento que surgen dificultades promovidas por la aparición de estos movimientos populistas, cuando más  tenemos que creer en Europa y más tenemos que trabajar para fortalecer la inserción de España en la Unión Europea. Pero debemos fortalecer nuestra presencia y nuestra creencia en la Unión a partir de una situación de fortaleza nacional, y no de debilidad ni de inestabilidad.

 

El componente económico de este empeño es evidente. Sólo el saneamiento de nuestra economía y las reformas que solucionen las actuales carencias institucionales harán que aumenten el prestigio y el peso de España en la UE. Pero no menos importante es el factor político, y por eso FORO defenderá con solidez  una política pragmática proeuropea, alejada de populismos, en la que España desarrolle con claridad su potencial de aportar al proyecto europeo la creatividad y las ideas españolas en beneficio de la consolidación de la UE.

 

Por otra parte, España, como frontera exterior de la UE, ha de obtener la protección y garantía de los estados miembros para gestionar la avalancha de inmigrantes como un problema global de Europa, y no un problema particular de cada uno de los estados miembros. Es fundamental que España logre un compromiso claro de la UE en la lucha contra las mafias ilegales de tráfico de seres humanos, creándose además instrumentos legales de ingreso en el territorio de la UE de los inmigrantes y /o asilados, repercutiendo su presencia por cuotas racionales de acuerdo a parámetros objetivos que sean soportables por los países de destino. Solo así se logrará poner freno a los movimientos populistas que pretenden destruir la Unión Europea.

 

Desde Foro apoyaremos consolidar el corredor atlántico como red transeuropea, para unir al noroeste español (Asturias, Galicia y León) en ancho y condiciones estándar europeas a la actual red europea. También impulsaremos una red de “autopistas del mar”, que una los puertos del arco atlántico entre sí y con los del norte de Europa, para integrar realmente en Europa a su Occidente.

 

Solicitaremos que la UE intervenga en aquellas líneas de transporte, como la conexión aérea con Madrid, que son imprescindibles para que una región tenga acceso a nudos de conexiones aéreas. La falta de competencia en esas líneas puede ser contraria a la normativa europea de competencia, y además se debe contemplar esta clase de situaciones en la legislación europea sobre servicios públicos de transporte. Entendemos que no hay que tener en cuenta sólo a los territorios insulares sino a otros que, a efectos de transporte a velocidad competitiva, también lo son.

 

Europa ha de ser una tierra de oportunidades para los jóvenes FORO propondrá fortalecer los programas de intercambio para estudiantes (también en colaboración con empresas). Además, y como forma de dar valor a las inversiones en educación, impulsará en una política europea de evaluación de las universidades y, en general, de los centros educativos, que ayude a la mejora de la calidad y a la difusión de las mejores prácticas. 

 

Apoyaremos, además, entre otras, las siguientes políticas:

 

  • El fortalecimiento de la Política Exterior Común.
  • El replanteamiento de los planes de ampliación, que han de seguir criterios paneuropeos.
  • La negociación y firma de acuerdos comerciales y de asociación en beneficio, ante todo, de los intereses de Europa en su conjunto.
  • La participación de españoles en puestos de responsabilidad de los organismos de la Unión, independientemente de cuestiones políticas e ideológicas.
  • El cumplimiento de los criterios de estabilidad presupuestaria.
  • El diseño y puesta en marcha de una clara política fiscal y monetaria en la UE.
  • La  defensa  del  interés de  España  en  las  decisiones  comunes, especialmente en materia energética y de conexiones de transporte.

 

 

Iberoamérica

 

Por las razones históricas que nos unen, la política exterior de España en Iberoamérica ha de ser una prioridad para el Gobierno. Es imprescindible recuperar unas relaciones equilibradas en igualdad con todos los países que conforman Iberoamérica, y este ha de ser el objetivo inspirador de nuestra política exterior en este concreto ámbito geográfico

 

Urge, por lo tanto, un fortalecimiento de la política hacia los países de la América Hispana, a concretar abordando ambiciosamente los siguientes contenidos:

 

  • Fortalecimiento del Sistema de Cumbres Iberoamericanas para que el vínculo multilateral de la Comunidad Iberoamericana de naciones recupere su vigor.
  • Fortalecimiento de las relaciones bilaterales con todos los países iberoamericanos, dando prioridad a nuestros más fiables y sólidos aliados entre los países hispanoamericanos. Estas relaciones se han de fortalecer y favorecer de forma cordial, sostenida y continuada, con vocación de permanencia.
  • Fortalecimiento de la presencia económica española en Hispanoamérica. Es fundamental que las inversiones españolas en América se potencien, así como los intercambios comerciales y la relación económica en general. En este campo, la acción en Brasil y México ha de ser especialmente intensa.    
  • Cooperación y decidida ayuda de España al fortalecimiento de los procesos de integración en América, así como la expresa defensa del fortalecimiento de los regímenes democráticos instaurados en las últimas décadas.
  • Incremento de la colaboración bilateral en la lucha contra el terrorismo y las organizaciones criminales armadas.
  • Profundizar en las políticas de Cooperación al Desarrollo, como uno de los instrumentos fundamentales de la política exterior de España en relación a Iberoamérica.
  • Liderar, junto a Portugal, las relaciones entre Iberoamérica y la Unión Europea. La cooperación con los países iberoamericanos en la defensa de sus intereses, en general compartidos con los nuestros, en foros internacionales y especialmente en el seno de la Unión Europea. España tiene mucho que aportar a la política común europea respecto de los países de habla hispana al otro lado del Atlántico.
  • Integración de los españoles residentes en América en las acciones que España lleva a cabo en el continente.
  • Promover la democracia en Venezuela, reconociendo como legítimo únicamente al Gobierno de Juan Guaidó.
  • Aprobar un Programa de Asistencia para la Reconstrucción de Venezuela.

 

 

Mediterráneo, Norte de África y Sáhara Occidental

 

La dimensión mediterránea de la política exterior española no debe perderse de vista. Es preciso reforzar nuestra presencia en el norte de África, y en no menor medida seguir participando como actores especialmente activos en los diversos procesos de paz en Oriente Medio y en países musulmanes.

 

En el Sáhara Occidental, España deberá intensificar su esfuerzo en la búsqueda de una solución definitiva satisfactoria y aceptable que lleve a la libre determinación del pueblo saharaui en el marco de los principios y propósitos de la Carta de la ONU.

 

Por otra parte, la presencia de España como Miembro no Permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, puede servir como plataforma para instar la ampliación del contenido material del mandato de la MINURSO hacia otros objetivos más allá del Referéndum con especial referencia a la garantía de los Derechos Humanos  del pueblo saharaui.

 

Además de lo anterior, instar en los términos que a España le puedan corresponder en su condición de Miembro no Permanente del Consejo de Seguridad, la prórroga de la MINURSO más allá del 30 de abril de 2016, límite de temporal vigente en la actualidad, y por periodo suficiente y necesario para la obtención de la solución final en un entorno mantenido de paz entre los implicados.

 

En cualquier caso, cabe intensificar la labor en el marco del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, al objeto de impulsar la toma de decisiones dirigidas a encontrar una solución política, duradera e inmediata, bajo la premisa de la libre determinación del pueblo saharaui en el marco de los principios y disposiciones de la Carta de Naciones Unidas.

 

Españoles en el exterior.

 

España es un país históricamente emigrante, y en este sentido confluyen intereses de la emigración histórica y de sus descendientes con los de la nueva emigración. Todos ellos constituyen un factor imprescindible para el desarrollo social y económico del conjunto de la nación, por lo que resulta esencial la preservación de sus derechos y mantener los lazos afectivos y legales que les unen a su lugar de origen, por ello FORO considera preciso:

 

  • Proteger la participación efectiva mediante el voto de los españoles residentes en el exterior en los comicios electorales que se celebren en España en las mismas condiciones que el resto de españoles residentes en España.
  • Promover mediante convenios bilaterales la incorporación de cobertura sanitaria en el exterior, garantizando la equiparación de las prestaciones sanitarias que tienen los españoles dentro de nuestras fronteras.
  • Fomentar las actividades culturales y formativas que se realizan y promueven desde las diferentes asociaciones y entidades de españoles en el exterior como son los Centros Asturianos o las Casas de España y otros de carácter similar de carácter nacional, autonómico o local, mediante ayudas específicas.
  • Patrocinar e incrementar en la medida de las posibilidades el Canal Internacional de TVE, garantizando desde su programación una información de calidad, imparcial y específica, pensada para las diversas colectividades españolas del exterior y garantizando el acceso a la información territorial.
  • Establecer mecanismos que agilicen y favorezcan la homologación de las titulaciones universitarias y no universitarias obtenidas por los españoles en el exterior, atendiendo a criterios preestablecidos.
  • Europa ha de ser una tierra de oportunidades para los jóvenes, lo que supone fortalecer los programas de intercambio para estudiantes (también en colaboración con empresas). Además, y como forma de dar valor a las inversiones en educación, se debe profundizar en una política europea de evaluación de las universidades y, en general, de los centros educativos, que ayude a la mejora de la calidad y a la difusión de las mejores prácticas. 
  • Respecto al Consejo General de la Ciudanía española en el Exterior, como órgano consultivo cuya finalidad es garantizar la efectividad del derecho de los españoles residentes en el exterior a participar en los asuntos que les conciernen y promover la colaboración de las administraciones públicas en materia de atención a la ciudadanía española en el exterior y personas retornadas, promoveremos la eliminación de los obstáculos que puedan existir para que su acceso a las instituciones sea eficaz, en especial a las Cortes Generales, canalizando un sistema de interlocución adecuado a su importante función.
  • Fomentar la firma de tratados y convenios para el traslado a las instituciones penitenciarias españolas de presos españoles condenados en países extranjeros, estimulando en todo caso el interés y apoyo de nuestros consulados hacia las condiciones de cumplimiento de su situación penal.

 

Nueva emigración.

 

Desde FORO entendemos que es una prioridad no solamente atender las nuevas necesidades que emanan de esta nueva emigración, sino la de garantizar el retorno como una prioridad en el ámbito individual y colectivo. Por todo ello proponemos:

 

  • Establecer acuerdos con los Centros Asturianos, las Casas de Asturias y España y otros similares para facilitar la integración en los países de acogida y la preservación de los vínculos con su tierra de origen, ayudando a la par a la renovación generacional reclamada por muchas de estas instituciones.
  • Mantener la tarjeta sanitaria más de 90 días para aquellos desempleados que opten por la emigración hasta que tengan garantizada la misma cobertura que en España en su país de destino. 
  • Fomentar el retorno de la nueva emigración mediante un plan específico que asegure que aquellas Comunidades Autónomas, como Asturias, que cuentan con una mayor tasa de jóvenes emigrantes respecto a su población joven, tengan mayores ayudas asistenciales. Se contemplarán programas específicos para aquellas Comunidades Autónomas que tengan una mayor tasa de emigración juvenil, como Asturias, para la incorporación al mundo laboral de aquellos emigrantes que decidan retornar.

 

El retorno y los retornados.

 

Muchos son los españoles que, tras haber llevado una vida laboral en el exterior, desean retornar a España. Al tratarse de un derecho consagrado en la Constitución Española, debemos hacerlo valer y por ello es necesario:

 

  • Mejorar y agilizar todos los trámites burocráticos necesarios para permitir ese retorno, coordinando las ayudas necesarias que lo permitan.
  • Escuchar y atender las necesidades de las asociaciones de retornados existentes en España de manera periódica tanto desde el Gobierno como desde las Cortes Generales.

 

Los emigrantes españoles retornados, son un colectivo de ciudadanos que han tenido que trabajar desde la diáspora cuando España no les daba esa oportunidad dentro de sus fronteras. Su sacrificio personal ha servido para el desarrollo social y económico de España y de Asturias y por ello, pensando en este colectivo, se debe:

 

  • Tomar la iniciativa desde el Gobierno de España para que desde los órganos competentes de la Unión Europea para que se establezcan baremos para la homologación de los grados de incapacidad y minusvalía entre los Estados miembros.
Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir por Correo Electrónico
Juntas Locales

Agenda
Agenda Cascos
El Hormiguero. Último número
Búsqueda Avanzada


C/ Pepe Cosmen Nº 1. 33001 Oviedo.
985202745. Fax 985223554.
http://www.foroasturias.es · sederegional@foroasturias.es
Aviso Legal
Contacto
RSS