FORO ASTURIAS · 30/06/2020
Adrián Pumares: “La sentencia del ‘caso Niemeyer’ avala la denuncia de FORO Asturias, y el empeño que nuestro partido puso para destapar y denunciar las irregularidades en la gestión del centro cultural de Avilés”

El secretario general y portavoz parlamentario de FORO Asturias, Adrián Pumares, ha valorado hoy la condena a ocho años de prisión que la Audiencia Provincial de Asturias ha impuesto al exdirector general del Centro Cultural Óscar Niemeyer, Natalio Grueso, por dos delitos de malversación de caudales públicos en concurso, otro de falsedad en documento mercantil, y otro societario. Pumares, que mostró el “más escrupuloso respeto por parte de FORO Asturias a las sentencias judiciales”, afirmó que “resulta incuestionable que la sentencia del ‘caso Niemeyer’ avala la denuncia de FORO, y el empeño que nuestro partido puso, tanto desde el Gobierno del Principado como desde la oposición, para destapar y denunciar las irregularidades en la gestión del centro cultural de Avilés”.

 

“Esta sentencia pone de manifiesto, una vez más, los abusos, la ausencia de control y la falta de prevención que los sucesivos Gobiernos del Principado de Asturias han venido mostrando en el manejo del dinero público”, manifestó el portavoz forista, para quien “la gestión del Centro Cultural Óscar Niemeyer fue un ejemplo de cómo no se deben gestionar los recursos públicos; fue un auténtico pozo sin fondo en el que se dilapidó el dinero de todos los asturianos”.

 

Adrián Pumares lamentó que “este ilusionante proyecto cultural, en lugar de convertirse en un motor de la vida cultural, social y económica de Avilés y de todo el Principado de Asturias, se haya convertido, como consecuencia de la nefasta e irregular administración económica por parte de sus gestores y de la permisibilidad por parte de sus patrones, en uno de los más claros y graves ejemplos de despilfarro que los asturianos hayamos sufrido”.

 

El secretario general de FORO concluyó que “desde FORO Asturias reiteramos una vez más nuestro compromiso a la hora de rechazar cualquier comportamiento presuntamente irregular o que suponga la más mínima sospecha de despilfarro de dinero público”.

 

Fotografía publicada en RTPA