FORO ASTURIAS · 04/06/2020
Adrián Pumares: “El Parlamento asturiano respalda la propuesta de FORO de elaborar un Protocolo para el uso de playas este verano porque no podemos dejar solos a los ayuntamientos en la implantación de estas medidas”

El portavoz de FORO en la Junta General ha mostrado hoy tras el Pleno autonómico su satisfacción porque “el Parlamento asturiano ha respaldado la propuesta de FORO de elaborar un Protocolo para el uso de playas este verano”, porque tal y como defendió en el Hemiciclo “no podemos dejar solos a los ayuntamientos en la implantación de estas medidas de lucha contra la pandemia”.

 

Pumares manifestó que “más allá de discusiones acerca de a quién le corresponden las competencias para garantizar la seguridad en los arenales, resulta una obviedad que las Administraciones central y autonómica no pueden dejar solos a los Ayuntamientos en esta tarea, y deben trabajar conjuntamente con ellos en la elaboración de un protocolo general de uso de las playas de Asturias durante el verano de 2020; protocolo que debe tener en cuenta todas las medidas aprobadas o recomendadas por las autoridades sanitarias para evitar la propagación del coronavirus”.

 

El portavoz de FORO también exigió que “se dote a los Ayuntamientos que lo requieran de los medios materiales y humanos necesarios para garantizar el cumplimiento de estas medidas, y permitir así el uso de las playas minimizando el riesgo de contagio”. Pumares afirmó que “la gran mayoría de concejos asturianos no pueden hacer frente al coste que implica la implantación de las medidas recogidas en este Protocolo”.

 

Por último, Pumares también pidió “la realización de una campaña informativa para sensibilizar y comunicar a los usuarios de las playas las medidas que deben tener en cuenta para evitar posibles contagios”.

 

 

Texto íntegro de la PNL registrada por FORO para su debate en el Pleno de la Junta General del Principado de Asturias (JGPA):

 

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

La desescalada de las medidas excepcionales de confinamiento establecidas para frenar la expansión de la pandemia provocada por el coronavirus SARS-CoV-2 está poniendo de manifiesto la necesidad de adaptar múltiples actividades, hasta ahora totalmente libres, a las nuevas circunstancias de prevención de contagios y seguridad sanitaria. Entre estas actividades, las de tipo recreativo son las que más inquietud generan en una sociedad habituada al contacto físico y a la concentración de personas en diferentes espacios, abiertos y cerrados.

 

Así, una vez llegada la temporada estival, el uso de las playas se ha convertido en un asunto de la máxima trascendencia para una ciudadanía ansiosa por las actividades al aire libre tras diez semanas de confinamiento. Sin embargo, las medidas previstas para las diferentes fases de la desescalada y la transición a la nueva forma de convivir chocan de manera frontal con el uso libre del espacio en las playas; garantizar la distancia mínima de seguridad, evitar las aglomeraciones tanto en accesos como en superficie, o controlar el uso de elementos y objetos comunes requerirá del despliegue de diferentes medidas y mecanismos de los que la población deberá ser informada.

 

Todas estas medidas deben ser homogéneas y estar sujetas a un criterio mayoritariamente técnico; máxime, habida cuenta de que la primera fase de la desescalada ya permite la libre movilidad por el territorio de la provincia, y por tanto, los desplazamientos entre los diferentes municipios para disfrutar del litoral asturiano serán previsiblemente habituales. Por ello, resulta imprescindible garantizar la identidad de las medidas entre municipios, de forma que se eviten grades diferencias en la gestión y uso de playas en función del concejo al que pertenezcan.

 

Sin perjuicio de que la competencia en la vigilancia y limpieza de las playas está expresamente atribuida a las Corporaciones locales, según lo establecido en el artículo 115, apartado d) de la Ley de Costas, conforme al cual dichas competencias municipales abarcan el mantenimiento de las playas en las debidas condiciones de limpieza, higiene y salubridad, así como la vigilancia de la observancia de las normas e instrucciones dictadas por la Administración del Estado sobre salvamento y seguridad de las vidas humanas; lo cierto es que el apartado 3 del artículo 10 del Estatuto de Autonomía del Principado de Asturias establece como competencia autonómica exclusiva la ordenación del litoral. Por ello, parece no solo razonable, sino también ajustado al actual esquema competencial, que sea el Principado de Asturias quien elabore un Protocolo general de uso de las playas que recoja tanto las medidas a adoptar como los procedimientos para garantizar su eficacia y cumplimiento.

 

Diversos Ayuntamientos del Principado ya han advertido de que carecen de medios personales y materiales para acometer la elaboración de estos planes y su ejecución, de manera inmediata, antes de que empiece la temporada de baños. Es por esto que se propone que sea el Principado de Asturias quien asuma la iniciativa en esta materia.

 

Por todo ello, el Portavoz del Grupo Parlamentario FORO ASTURIAS que suscribe, presenta para su debate ante el Pleno de la Junta General del Principado de Asturias, la siguiente

 

PROPOSICIÓN NO DE LEY


La Junta General del Principado de Asturias insta al Consejo de Gobierno a:

  1. Elaborar, de manera inmediata y urgente, en colaboración con la Federación Asturiana de Concejos, un Protocolo general de uso de las playas de Asturias durante el verano de 2020 que tenga en cuenta todas las medidas establecidas por las autoridades sanitarias para evitar la propagación del coronavirus, poniéndolo a disposición de todos los Ayuntamientos del litoral para su aplicación en el ámbito territorial municipal, en el marco de sus competencias.
  2. Poner a disposición de aquellos Ayuntamientos que lo soliciten los medios materiales y técnicos necesarios para dar cumplimiento al Protocolo y garantizar el cumplimiento de las medidas que en él se establezcan.
  3. Realizar una campaña informativa para sensibilizar a la población asturiana sobre la necesidad de respetar las medidas adoptadas, y se explique el funcionamiento del protocolo para garantizar su correcto cumplimiento.