FORO ASTURIAS · 13/12/2018
Oblanca: “El Gobierno debe trabajar sin perder un solo día para que se aplique un 'arancel ambiental´ que proteja nuestra industria metalúrgica y sus miles de trabajadores”

El diputado nacional de FORO, Isidro Martínez Oblanca, ha pedido hoy a la secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez Bértolo, que “el Gobierno se ponga a trabajar sin perder un solo día para que Europa aplique un ´arancel ambiental´ que proteja a nuestra industria metalúrgica y a sus miles de trabajadores, y que permita consolidar un sector capital en nuestra economía a la par que estimule a las empresas para afrontar planes de inversión y de modernización de sus fábricas”.

 

Para Oblanca, que ayer registró una Proposición no de Ley en la Comisión Mixta Congreso-Senado para la Unión Europea, se trata de una medida imprescindible para el futuro de la industria metalúrgica y pidió a la secretaria de Estado “el compromiso para llevar a la UE, a la Organización Mundial de Comercio o al organismo internacional competente en la materia, compensar mediante arancel a aquellas importaciones que provengan de países que produzcan sin equipararse a las medidas para la reducción de Gases de Efecto Invernadero que se acordó hace exactamente tres años en París dentro del marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático”.

 

Martínez Oblanca también reclamó a la ministra de Industria “que se aplique a fondo y reaccione para que la política industrial del Gobierno de Pedro Sánchez no esté sometida al fundamentalismo del Ministerio para la Transición Ecológica. Ayer mismo –subrayó- la subasta de interrumpibilidad ha puesto en evidencia el gran malestar de empresas que proporcionan empleo a decenas de miles de trabajadores y para las que es imposible afrontar con decisión planes de modernización si no tienen certidumbre y bases firmes sobre las que acometer sus inversiones”.

 

“No solo hay que combatir la competencia desleal basada en las importaciones que incumplen absolutamente los objetivos del Acuerdo de París. Si no se equiparan los altos costes asumidos por los productores españoles, singularmente los derivados de las emisiones de CO2, avanzaremos hacia la ruina para la industria española y europea”, señaló el diputado asturiano.

 

Intervención de Isidro Martínez Oblanca en la Comisión de Industria, Comercio y Turismo durante la comparecencia de la Secretaria de Estado de Comercio

Buenas tardes, señora secretaria de estado de Comercio:

Le agradezco su extensa y detallada intervención. Visto el orden del día y las numerosísimas peticiones para que Vd. compareciese ante esta Comisión, es obvia la importancia que tiene la materia que nos convoca esta tarde.

Su comparecencia llega en un momento decisivo en el que España tiene que responder con urgencia a alguno de los retos que están planteados sobre la mesa y en los que el Ministerio del que Vd. forma parte destacada tiene que ser protagonista principal.

Voy a ser muy concreto y voy a plantear a la señora Méndez Bértolo una cuestión que hace referencia a las competencias de su Secretaría de Estado en materia de “Comercio Exterior” y que afecta a un sector clave para la economía nacional y, muy concretamente, para aquellas Comunidades Autónomas –caso de Asturias- en las que miles de puestos de trabajo estable y cualificados dependen de las industrias electrointensivas y de su producción que exportan fuera de nuestras fronteras.

Desde hace semanas y hoy mismo  han vuelto a sonar con muchísima fuerza las señales de alarma como secuela del anuncio de cierre de dos plantas de ALCOA en La Coruña (Galicia) y Avilés (La Coruña) –entre ambas, casi 700 trabajadores-  y existe incertidumbre en el conjunto de la industria electrointensiva nacional por los factores que inciden negativamente en su competitividad.


Uno de esos factores son las exportaciones del acero, aluminio, cinc, etc. porque somos víctimas de una competencia desleal ya que en España los productos se elaboran con unos altos estándares de calidad que incluyen el esfuerzo de la industria metalúrgica para atender el Acuerdo de París sobre el cambio climático. Sin embargo, en Europa se permite la importación de productos similares elaborados en países que no cumplen las recomendaciones de París y, por lo tanto, lo hacen a coste más barato.


Y es ahí, señora Secretaria de Estado, donde nuestro Gobierno tiene que ponerse a trabajar sin perder un solo día para que se aplique un “arancel ambiental” que proteja a nuestra industria metalúrgica y a sus miles de trabajadores, y que permita consolidar un sector capital en nuestra economía a la par que estimule a las empresas para afrontar planes de inversión y de modernización de sus fábricas.


Este “arancel ambiental” es una medida imprescindible para el futuro de la industria metalúrgica, aunque no es la única por la que debe trabajar nuestro gobierno. En esta misma Comisión ya he tenido oportunidad de reclamar a la Ministra de Industria, Comercio y Turismo otras medidas urgentes para asegurar un sector tan importantísimo para España y para Asturias, pero yo a Vd. lo que le solicito es la opinión del gobierno y, sobre todo, el compromiso para llevar a la Unión Europea, a la Organización Mundial de Comercio o al organismo internacional competente en la materia, algo tan trascendental como compensar mediante un arancel a aquellas importaciones que provengan de países que produzcan sin equipararse a las medidas para la reducción de Gases de Efecto Invernadero que se acordó hace exactamente tres años en París dentro del marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

            No debería ser, como señalé antes, la única medida en atención a la industria nacional. La señora Maroto, titular del Ministerio, tiene que aplicarse a fondo y reaccionar para que la política industrial del Gobierno de Pedro Sánchez no esté sometida al fundamentalismo del Ministerio para la Transición Ecológica. Ayer mismo la subasta de interrumpibilidad ha puesto en evidencia el gran  malestar de empresas que proporcionan empleo a decenas de miles de trabajadores y para las que es imposible afrontar con decisión planes de modernización si no tienen certidumbre y bases firmes sobre las que acometer sus inversiones. Por favor, señora Secretaria de Estado, trasmítale a la Ministra que nos estamos jugando mucho. En nombre de FORO, ya se lo he dicho aquí mismo, pero lo repito: no solamente –y eso, en gran parte, le toca a Vd.- combatir la competencia desleal basada en las importaciones que incumplen absolutamente los objetivos del Acuerdo de París. Si no se equiparan los altos costes asumidos por los productores españoles, singularmente los derivados de las emisiones de CO2, avanzaremos hacia la ruina para la industria española y europea.


Escuchar hoy a los representantes sindicales de ALCOA, su clamor ante las decisiones de la Ministra para la Transición Ecológica debería servir de estímulo para que el Ministerio de Industria se plante cuanto antes ante las medidas irresponsables que dañan a la industria nacional.

Esta tarde se lo reitero en la parte que a Vd. le toca que es el Comercio Exterior: en favor de la competitividad de la industria básica española hay que eliminar los obstáculos para igualar las condiciones y las tasas fronterizas de los productos importados con objeto de equiparar las normativas medioambientales internacionales.


En estos momentos la Comisión Europea ya tiene abiertos procedimientos relativos a la aplicación de la política comercial común y existe una vigilancia previa de las importaciones de determinados productos siderúrgicos y de aluminio procedentes de terceros países. Incluso, el pasado mes de Junio, coincidiendo con el cambio de gobierno en España, se publicó una nota interpretativa sobre la aplicación de esta vigilancia previa de la Unión a tales importaciones, referidas singularmente al acero y al aluminio.

Como prácticamente todos los documentos escritos en “bruselés”, hay que hacer un especial esfuerzo de traducción y en este caso parece evidente que las prevenciones a la importación de productos tienen mucho que ver con la recogida de datos estadísticos sobre la intención de los operadores económicos de importar los productos afectados en nuestro territorio aduanero, pero lo que nosotros solicitamos es que el Gobierno impulse ante la Unión, en defensa de la industria europea y por tanto también de la española, el establecimiento de medidas arancelarias para aquellos productos que han sido elaborados en países y factorías que no cumplen con el acuerdo de París.

 

Muchas gracias.