FORO ASTURIAS · 23/05/2016
Carmen Fernández: “La Consejería tiene que definir y detallar un perfil de puesto para los guardas del Medio Natural, para evitar los constantes problemas en la gestión de daños del lobo”

Carmen Fernández, portavoz en materia de agroganadería de FORO en la Junta General, manifestó esta mañana que “la nefasta actuación del gobierno del Principado de Asturias en la gestión de los daños del lobo es una fuente constante de problemas para los ganaderos y para los propios guardas”, y en tal sentido señaló que “la Consejería tiene que definir y detallar un perfil de puesto para los guardas del Medio Natural, para evitar los constantes problemas en la gestión de daños del lobo”.

 

La diputada de FORO afirma que “la falta de formación adecuada y de protocolos claros de actuación es un grave inconveniente para los guardas, que sustraídos a funciones que les son más propias, terminan convertidos en burócratas por imposición del gobierno, y en ocasiones se pasan jornadas enteras rellenando formularios en lugar de realizar funciones primordiales como la prevención del furtivismo”.

 

A falta de una Ley que regule, entre otras cuestiones, las funciones de la Guardería del Principado de Asturias, Carmen Fernández recuerda que “la Junta General ha aprobado una iniciativa a instancias de FORO para elaborar una Ley de la Guardería del Medio Natural que, entre otras cuestiones, evite problemas como este”, y a renglón seguido señala que “el Director General, Manuel Calvo, ha reconocido que el baremo que sirve para cuantificar los daños de los lobos ‘no se ha modificado en los últimos años’, cuando el artículo 87 del reglamento de caza del año 91 obliga a su publicación y actualización trimestral”.

 

Carmen Fernández afirma que “los socialistas incumplen incluso las normas que ellos mismos elaboraron, como la Ley de Caza del 89, el Reglamento del 91 o el II Plan de Gestión del Lobo en Asturias”.

 

La diputada de FORO, con todo, lamenta que “el problema del lobo continúe siendo una de las grandes constantes que se agudiza de forma cíclica, bien por el aumento de los daños, por la falta de pago de los mismos, o por la demonización de los sectores implicados, pero siempre con la tónica de la absoluta desidia, inactividad e incumplimiento de los compromisos por parte del gobierno”.