FORO ASTURIAS · 18/05/2014
Álvarez-Cascos: “La imparable decadencia de León puede ser derrotada democráticamente el 25 de mayo si los leoneses apuestan con sus votos por cambiar de camino para cambiar de destino”

El presidente de FORO, Francisco Álvarez-Cascos, afirmó durante su intervención en el acto público celebrado esta mañana en León que “la imparable decadencia de León puede ser derrotada el 25 de mayo si los leoneses apuestan con sus votos por cambiar de camino para cambiar de destino. En democracia los ciudadanos no tienen que resignarse, no basta con quejarse, con indignarse, con estar decepcionados o con sentirse engañados. Todos tenemos el arma de los votos para mejorar lo que hay o para cambiar lo que no nos gusta. La impresionante manifestación del 6 de abril tendrá consecuencias concretas si se proyecta en la movilización en las urnas de todos los leoneses que apuestan por nuevas políticas de empleo, de comunicaciones, de minería, de reindustrialización o de agroganadería, sin olvidos ni discriminaciones”.

 

CAMBIO PARA EL EMPLEO

Alvarez-Cascos señaló que “el primer problema social de la Unión Europea son los niveles de paro en muchos países, encabezadas por Grecia con el 26,7 % y España con el 25,3 %. Italia está en el 12,7 %, Francia en el 10,4  %, Polonia en el 9,6 %, Reino Unido en el 6,8 % o Alemania en el 5,1 %. La media europea está en el 10,5 %. Los europeos deseamos que la Unión sea una institución garante del bienestar social y de la igualdad de oportunidades, mediante políticas sociales eficaces y sostenibles.

España no llegó hasta aquí por casualidad. El PSOE y PP con sus debates particulares de distracción ocultan que, según la EPA, con el gobierno de Zapatero, entre 2008 y 2011, se destruyeron en España 2.500.000 de empleos, y con el gobierno de Rajoy, entre 2012 y 2014, se destruyeron 1.200.000 empleos. Solo en el primer trimestre de 2014, se destruyeron en España 184.000 empleos, según la última EPA.

El PP y el PSOE están ocultando en esta campaña que con el gobierno de Zapatero, entre 2008 y 2011, se destruyeron en León 27.000 empleos, y con el gobierno de Rajoy, entre 2012 y 2014, se destruyeron 26.300 empleos. Solo en el primer trimestre de 2014, se destruyeron en León 3.100 empleos.

Con los datos socioeconómicos conocidos, es un hecho indiscutible que las mayorías del PSOE y del PP gobernantes durante los últimos diez años no se han inspirado en los verdaderos principios de los Tratados de la Unión, y sus errores y fracasos han conducido a España y a sus Comunidades Autónomas a una situación que exige cambios profundos en la política europea, en la política nacional y en la política regional.

Ni los españoles ni la Unión Europea queremos políticas de subsidios típicas de la izquierda. Queremos políticas de incentivos. Por eso tenemos que defender la modificación del objetivo básico de la política europea, la convergencia, para establecerlo no solo en función de niveles de crecimiento y de PIB, sino también en función de las tasas de desempleo, al servicio de la cual deben de reorientarse los programas de actuación y la asignación de los recursos de los Fondos de Compensación, así como las directrices  de estabilidad financiera y presupuestaria, y las medidas de estímulo al crecimiento capaces de evitar los procesos de desertización que amenazan a muchas comarcas europeas.                                                                 

Para ello proponemos que la Unión Europea sea una institución garante del bienestar social y de la igualdad de oportunidades, mediante políticas sociales eficaces y sostenibles, de tal forma que las medidas de estabilidad tendrán que asegurar siempre una educación y una sanidad públicas de la mejor calidad, así como las pensiones sagradas de nuestros mayores.

Es inexplicable que el PP y el PSOE en España, el segundo país con tasa de paro más alta de Europa, no dediquen al problema del empleo la importancia que reclama la sociedad española. La convergencia en el empleo es el primer objetivo del programa de FORO porque no queremos una Europa de dos velocidades, con tasas de paro desbocadas en algunos países como está sucediendo hoy”.

 

LAS INFRAESTRUCTURAS PARA LAS COMUNICACIONES

 

Álvarez-Cascos también se refirió en su intervención al problema de las comunicaciones  en Europa y de las infraestructuras en León asegurando que “si la Unión Europea es un espacio sin fronteras interiores, no solo hay que levantar las fronteras políticas. También son urgentes las reformas necesarias para desmontar las fronteras interiores que se levantan a veces físicamente, a veces tecnológicamente y a veces administrativamente, logrando desactivar de hecho la preconizada Unión. Un claro exponente de este nuevo fenómeno se presenta en la situación de las comunicaciones derivadas de la falta de infraestructuras capaces de eliminar los aislamientos y superar las barreras que impiden el funcionamiento real como un espacio sin fronteras físicas interiores.

En España, León, Cantabria o Asturias están siendo preteridas en las inversiones ferroviarias con respecto a otras regiones vecinas, en un claro ejemplo de política antieuropea, de desvertebración social y de divergencia territorial propiciada por el Gobierno del PSOE y continuada con entusiasmo por el Gobierno del PP en estos dos últimos años, como se observa en la línea de alta velocidad Palencia-León-Asturias, prácticamente paralizada desde 2010, y en la línea de FEVE.

En León concretamente, el ministerio de Fomento ofrece un compendio único, fotografiable y visitable, de dos estaciones de ADIF y FEVE que son dos exponentes de política antieuropea, como testimonios que reflejan la desvertebración social y territorial de esta provincia, levantados con el dinero de los contribuyentes por el Gobierno del PSOE y conservados con esmero por el Gobierno del PP en los dos últimos años.

En la línea de alta velocidad Palencia-León-Asturias el Gobierno de Rajoy:   

 

Todo ello enmarcado en un caso escandaloso de despilfarro de dinero público, cofinanciado con Fondos Europeos en un corredor de alta velocidad en el que se llevan invertidos más de 3.000 millones €. Son los hechos de los gobiernos del PSOE y del PP en los últimos  diez años en la provincia de León. Los que creemos en la Europa de los ciudadanos tenemos que llevar al Parlamento Europeo la defensa de las Redes Transnacionales de Transportes que se cofinancian con los Fondos Europeos, sin marginar territorios para evitar los disparates de León”.