Foro Asturias en Facebook Foro Asturias en Twitter Foro Asturias en Instagram
Foro Asturias en Youtube Foro Asturias en Flickr Foro Asturias WhatsApp

21/02/2019

Pedro Leal: “El Gobierno del Principado debe poner fin a la batalla judicial contra el Colegio Nazaret y asumir la concatenación de resoluciones favorables al centro”

  • “Se ha generado incertidumbre, inestabilidad, desequilibrio e inseguridad que perjudican a padres, alumnos y profesores de un colegio de barrio, y hay que restituir la normalidad en la comunidad educativa del Colegio Nazaret”

  • “La Comunidad Educativa del Colegio Nazaret ya sabe lo que es luchar David contra Goliath, y ha ganado, por eso les interesamos que cumplan la sentencia de 11 de febrero de 2019, de modo fiel y estricto”

El Vicesecretario de Coordinación Institucional y diputado de FORO, Pedro Leal, ha advertido hoy que “el Gobierno del Principado debe poner fin a la batalla judicial contra el Colegio Nazaret de Oviedo y asumir la concatenación de resoluciones favorables al centro”. Leal ha realizado estas declaraciones durante su comparecencia en el Pleno de la Junta General donde esta mañana ha formulado una pregunta urgente al Consejo de Gobierno sobre cuándo va a dar cumplimiento a la sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJ de Asturias de s, referida al Colegio Nazaret de Oviedo.

 

“Se ha generado incertidumbre, inestabilidad, desequilibrio e inseguridad que perjudican a padres, alumnos y profesores de un colegio de barrio, y hay que restituir la normalidad en la comunidad educativa del Colegio Nazaret”, propuso el diputado de FORO.

 

“La Comunidad Educativa del Colegio Nazaret ya sabe lo que es luchar David contra Goliath, y ha ganado, por eso les interesamos que cumplan la sentencia de 11 de febrero de 2019, de modo fiel y estricto”, concluyó Leal.

 

Intervención íntegra del diputado Pedro Leal en su comparecencia en el Pleno de la Junta General:

La Sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJ de Asturias de 11 de febrero de 2019, referida al Colegio Nazaret de Oviedo, en particular por la supresión de unidades educativas en dicho centro concertado, establece en su parte dispositiva:


Estimar el recurso Contencioso Administrativo frente a la Resolución de fecha 2 de junio de 2017, de la Consejería de Educación y Cultura del 8 Gobierno del Principado de Asturias, por el que se renueva el Concierto Educativo en el Centro Colegio Nazaret de Oviedo, publicado en el BOPA nº. 168, de 21 de junio de 2017, resolución que se anula por no ser ajustada a Derecho, en lo que se refiere a la supresión de un aula de 3 años de educación infantil y un aula de 4 años de Educación infantil, debiendo por ello incluirse 2 aulas de 3 años de Educación infantil y 2 aulas de 4 años de Educación infantil. Con expresa imposición de costas a la Administración demandada, con el límite fijado en el último fundamento de Derecho.


Ya no es recomendable volver a emplear la estratagema procesal de acudir en recursos de casación al Tribunal Supremo, visto el resultado de la providencia de 14 de febrero de 2019 de la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo, que de nuevo los inadmite y condena a la administración en 2.000 euros en costas. ¿A cuánto ascienden las sumas en costas por las resoluciones contrarias a la Consejería, que ya son diez al menos, más las relativas al pleito de 2016?


Además, el Fundamento de Derecho Tercero de la Sentencia cuya aplicación solicitamos establece que:

“se tendrán en cuenta los siguientes aspectos como indicadores de criterios de prioridad: centros concertados en los que se encuentre alumnado con necesidades educativas especiales o pertenecientes a minorías étnicas o socioculturales y nivel económico de las familias del alumnado escolarizado en el centro, señalándose por la actora que ambos supuestos concurren en el Centro Nazaret de Oviedo, sin que ello fuese rebatido por la Administración, y si bien es cierto que dichos criterios son potestativos para la Administración no se motiva en ningún caso la no aplicación de los mismos, debiendo tenerse en cuenta que consecuencia de la suspensión cautelar acordadas de las modificaciones del concierto, en el actual curso han sido matriculados 32 niños en el aula de 3 años de Educación infantil, según señala la recurrente y no contradice la Administración, manteniéndose por ello en la misma situación existente antes de la supresión, por lo que resultaría en todo caso de aplicación lo dispuesto en el art. 17.b) del Reglamento de Conciertos conforme al cual puede evitarse la supresión de unidades en los casos que puede preverse que, en un plazo no superior a la mitad de la duración del concierto, alcancen la relación media alumnos profesor requerido, que es lo que ha ocurrido con el Colegio Nazaret, encontrándose en la situación anterior a la supresión efectuada, recuperando el mismo la demanda habitual. Razones todas ellas que llevan a la estimación del recurso interpuesto.


Las resoluciones de los tribunales hablan por sí solas, por tanto, yo no voy a trasladarle ningún reproche, no hay mayor amonestación que la que procede de la justicia, y en este caso, sobradamente la ha recibido el Gobierno.


Ahora le corresponde cumplir, y poner fin a tanto perjuicio, ya que todo lo que rodea a las decisiones que se han adoptado para suprimir unidades  educativas en el Colegio Nazaret adquiere dimensiones de pánico administrativo, ni siquiera podemos calificarlo esperpéntico al más típico estilo de Valle-Inclán, porque no hay nada cómico en esta situación, sino que parece más bien un síndrome de persecución hacia este centro, tanto desde el punto de vista administrativo, como también desde una óptica jurídica, y 9 autos favorables al centro, cinco de ellos con costas lo atestiguan.


¿Qué clase de enajenación ha llevado a la Consejería a este dislate?


Estas circunstancias no tienen ningún tipo parangón dentro de la Administración.


Yo le pido que cese esta persecución, que parece que tienen algún ánimo de clausurar este colegio, y están empleando argucias procesales para asfixiarlo económicamente.


El 12 de abril de 2018, le recomendaba un camino a seguir con el Colegio Nazaret, y no lo han seguido.

No es nuestra intención que nos explique de nuevo por qué adoptaron estas decisiones anuladas por los tribunales, en un estado de derecho como el nuestro, ya no caben elucubraciones, ni interpretaciones, ni justificaciones ni pretextos, sólo cabe acatar y cumplir las sentencias de los tribunales. Nos encontramos pues ante una sentencia firme que hay que llevarla a su fiel y estricto cumplimiento. Y ese es el motivo de nuestra pregunta, el cuándo y el cómo van a proceder a acatar una resolución de los tribunales.

Para ello le recuerdo lo que establece la Ley 29/1998, de 13 de julio, de Jurisdicción Contencioso Administrativa, en sus arts. 103 y 104, establece que:


Artículo 103.2: “Las partes están obligadas a cumplir las sentencias en la forma y términos que en éstas se consignen.”


En abril del pasado año, le manifesté que ante una resolución que declara nulo un acto de la administración, como fue la que se adoptó para suprimir una unidad de educación infantil en el Colegio Nazaret, dicha nulidad provoca la expulsión de la resolución anulada del orden jurídico.


Por tanto, desde su Consejería deben proceder al imprescindible sometimiento al ordenamiento jurídico (artículo 9.1 de nuestra Carta Magna) junto con el deber de adecuar su actuación al principio de la buena fe, eviten dar rodeos, para no acatar el fallo de la sentencia en toda su extensión, pero hicieron caso omiso

Al existir una resolución de nulidad de pleno derecho previa, deben valorar cuantas circunstancias concurran en cada caso concreto, y aquí deben de tener en cuenta como consecuencia de una resolución nula de pleno derecho, de una Sentencia que ya es firme, deriva este nuevo procedimiento con otra resolución de la pasada semana.


Por todo ello, se ha generado un daño intangible al provocar un efecto de incertidumbre a padres de potenciales alumnos para matricular a sus hijos en el centro en estos dos años. Se ha causado un daño y un perjuicio evidente al Colegio Nazaret, tanto a los alumnos, aquellos que no pudieron matricularse o que tienen hermanos en el Centro, como a los profesores trabajadores; se ha impedido que la dirección del Centro organizar adecuadamente la docencia en los dos cursos anteriores. El Ciclo de Educación infantil está desarmado como consecuencia de una decisión ilegal.


Por tanto, la sentencia a cumplir conlleva la indudable necesidad de que desaparezcan las situaciones legitimadas por el acto anulado, los efectos de la sentencia se deben extender a todo lo que sea necesario para que se borren las consecuencias de la realidad jurídica derivadas de un acto nulo, para restablecer la situación jurídica perturbada al Colegio Nazaret por la resolución que le arrebataba dos aulas y fue declarada nula. Con ello, incluso minimizarían una responsabilidad patrimonial con su correspondiente indemnización de daños y perjuicios cantada, debido al anormal funcionamiento de la administración.


Se ha generado incertidumbre, inestabilidad, desequilibrio e inseguridad que perjudican a padres, alumnos y profesores de un colegio de barrio, y hay que restituir la normalidad.


La Comunidad Educativa del Colegio Nazaret ya sabe lo que es luchar David contra Goliath, y ha ganado, y ahora no se parará, por eso les interesamos que cumplan la sentencia, en el plazo legal, de modo fiel y estricto como obliga la LJCA. Han ido a los tribunales porque es la única vía que les han dejado.


Ahora que acaba la legislatura, tienen una oportunidad de enmienda no interponiendo recurso de casación a la sentencia objeto de esta pregunta”.

 

 

Etiquetas:

También te puede interesar

Compartir noticia por email
Imprimir noticia

Juntas Locales

Agenda
 
Agenda Cascos
El Hormiguero. Último número
Búsqueda Avanzada


C/ Pepe Cosmen Nº 1. 33001 Oviedo.
985202745. Fax 985223554.
http://www.foroasturias.es · sederegional@foroasturias.es
Aviso Legal
Contacto
RSS