Foro Asturias en Facebook Foro Asturias en Twitter Foro Asturias en Instagram Foro Asturias en Youtube Foro Asturias en Flickr

22/12/2011
'Por fin se habló de Asturias', por Faustino F. Álvarez en El Comercio
  • 21.12.11 - 02:36

Dios es grande en el Sinaí y sus designios son inescrutables, pero por fin, en un debate de investidura, que es una sesión medular en la democracia, además de la puesta en escena de la alternancia en el Poder, se habló de Asturias, desde Asturias y con voz asturiana. Enrique Álvarez Sostres, que no es un profesional de la política, fue la voz de los intereses asturianos en un Congreso en que, hasta ahora, los representantes del Principado siempre actuaron bajo la disciplina de voto de las grandes formaciones, sistemáticamente mudos en las sesiones de gala, pulsando el botón que les ordenen, y sólo con algunas intervenciones en las preguntas en las comisiones o en las comparecencias del Gobierno en que lo jalean, si es de su cuerda, o le arañan con algún asuntillo local sobre la mesa en caso de que el ejecutivo sea de una formación rival, pero siempre con escasa transcendencia, y como lamida de gato que busca caricia o como pellizco de monja.
Anteayer, sobre las diez de la noche, Asturias entró en el club de los catalanes, vascos, aragoneses, navarros, gallegos o canarios habituados a llevar el agua a su molino tras exponer los problemas de sus respectivos territorios al presidente o al candidato a la presidencia del Gobierno, circunstancia que exprimen como si fuese un limón, que les evita ser invisibles ante los parlamentarios de los escaños dormidos, también ante los ciudadanos, y que les viene otorgando, históricamente, numerosos beneficios. Foro Asturias, que es la formación que anteayer abrió una etapa nueva en la representación de Asturias en las Cortes Generales, obtuvo un diputado en las pasadas elecciones, aunque sus expectativas eran más optimistas (aspiraban a tener grupo parlamentario propio). Sin embargo, ideologías aparte y rencillas políticas al margen, con un solo diputado se ha logrado que el presidente que hoy jurará su cargo escuchase una descripción breve y certera de la realidad de Asturias. Sostres, cuando habló de marginación (pertinaz), del aislamiento (injusto), de las infraestructuras (amortajadas), de los 800 millones de los fondos mineros (adeudados), del sector naval (desprotegido), de la ganadería (amenazada) y de la sociedad civil asturiana (en rebeldía), no interpretaba el papel del profeta Jeremías, que siempre hablaba con voz de trueno; ni practicaba la mendicidad frailuna, ni era una plañidera, ni era una mosca cojonera. Tuvo la oportunidad de decirle a Mariano Rajoy lo que pasa en Asturias, y la aprovechó. Así de sencillo. Aunque las oportunidades no se regalan ni tocan en los sorteos de la lotería, sino que se ganan porque la suerte es aliada de los despiertos. Y del mismo modo que hay que denunciar los errores de Foro y de cualquier otro partido, para que no se repitan, hay que reconocer las estrategias inteligentes y que han dado un primer fruto.
Muchos opinan que, manteniendo sus tradicionales parlamentarios apoltronados en las formaciones de siempre, de Cánovas a Sagasta, y del coro al caño, es importante que Asturias tenga una representación en el Congreso y en el Senado ajena a la disciplina de los grandes partidos, libre de ataduras, honrosamente asilvestrada, sin pelos en la lengua y apóstata con respecto a los pesebres, y hasta cimarrona para echarse al monte maldiciendo de los vicios adquiridos. Habrá otros que digan que todo esto no es más que una anécdota y que, fatalmente, Rajoy pasará (en cheli) de Asturias porque le da repelús lo que él mismo definió, con una sinceridad espontánea (¡a buenas horas!), como «el lío del PP asturiano». Por lo demás, algunos asturianos también hubiésemos experimentado gran contento, si en la sesión de investidura, le hubiesen cantado a Mariano Rajoy las verdades del barquero Mercedes Fernández, Antonio Trevín y los restantes miembros de sus candidaturas, o al indignado y dócil Gaspar Llamazares a quien, en esta ocasión, Cayo Lara le obligó a la montera picona para que la CIA no le vuelva a confundir con Bin Laden. Pero el tiempo y la disciplina mandan, y a estos diputados les toca banquillo, más que escaño, en toda la legislatura. Me alegro, en fín, de que un asturiano haya subido a la tribuna de oradores, haya tomado un trago de agua antes de atacar, haya puesto un poco nervioso al flemático político gallego y, al final, le haya ofrecido y otorgado su voto en la investidura. También se produjo un enigmático guiño de Rajoy a Foro, que le vino a decir que lo que estaba ocurriendo en Asturias se debía a que eran cuñas de la misma madera. Quizá no entró en más detalles para no identificar al leñador que taló el bosque donde el ave del paraíso resultó ser un pájaro carpintero. Y lo único que sé, comentando la actualidad del debate, es que Sostres fue el único asturiano que se la llevó al río.
Compartir noticia por email
Imprimir noticia

Juntas Locales

Agenda
Agenda Cascos
El Hormiguero. Último número
Búsqueda Avanzada


C/ Uría 17, Entresuelo Izquierda. 33003 Oviedo.
985202745. Fax 985223554.
https://www.foroasturias.es · sederegional@foroasturias.es
Aviso Legal
Contacto
RSS