Foro Asturias en Facebook Foro Asturias en Twitter Foro Asturias en Instagram
Foro Asturias en Youtube Foro Asturias en Flickr Foro Asturias WhatsApp

21/07/2015

Álvarez Sostres: “España tiene un problema político y educativo de aplicación de la LOMCE, que es un escaso retoque de la LOE, pero lo real es que la oposición nacionalista y de izquierdas amenazan con la aplicación en una insumisión antidemocrática de las CC.AA.”

  • “Tras estos 4 años, sigo sin escuchar en sede parlamentaria las razones técnicas sobre donde están los problemas. Solo hay un gran cambio: las pruebas finales de etapa en ESO y Bachillerato, las mal llamadas reválidas, que son el auténtico cambio con las legislaciones precedentes y que erosionan las posturas soberanistas de los nacionalistas”

  • “El problema es que la izquierda española no concibe como válido  ningún texto legal ni siquiera retocado por la derecha, es decir, ‘puro y duro fundamentalismo ideológico’, estimulado por la intolerancia de Ignacio Wert”

  • “Yo no considero esta postura política ecuánime y sí con cierto tufo sectario y antidemocrático, inadmisible en un estado de derecho y que en ningún caso FORO puede compartir”

  • “Sorprendentemente, el ministro ya ha tomado su primera y trascendente decisión, muy alejada de estas preocupaciones: retirar el cuadro de D. Miguel de Unamuno, obra de Solana, sin especificar a  qué se   debe. Cabe pedirle que intente dirigir la Educación por el tiempo que queda, promoviendo el consenso entre fuerzas políticas, sindicales y empresariales”

El diputado nacional de FORO, Enrique Álvarez Sostres, dijo hoy en el Congreso de los Diputados que “España tiene un problema político y educativo de aplicación de la LOMCE, que es un escaso retoque de la LOE, pero lo real es que la oposición nacionalista y de izquierdas amenazan con la aplicación en una insumisión antidemocrática de las CC.AA.”.

 

Álvarez Sostres, portavoz del Grupo Mixto en Educación, dio la bienvenida a Íñigo Méndez de Vigo, nuevo ministro de Educación y Deporte, que compareció esta tarde en el Congreso para explicar sus planes para los escasos meses en los que sustituirá a Juan Ignacio Wert.

 

Sostres recordó que su no a la LOMCE es por motivos distintos que la oposición de los partidos de izquierda y nacionalistas: entre otras razones, por su tibieza, al mantener el marco general de la LOE, y por aportar bien poco a la solución de los graves defectos de nuestro modelo escolar.

 

Criticó duramente la posición de la izquierda ante la reforma educativa, que “no concibe como válido  ningún texto legal ni siquiera retocado por la derecha, es decir, ‘puro y duro fundamentalismo ideológico’, estimulado por la intolerancia de Ignacio Wert”, una postura que para Sostres, “no es ecuánime y sí con cierto tufo sectario y antidemocrático, inadmisible en un estado de derecho y que en ningún caso FORO puede compartir”.

 

Álvarez Sostres, además, consideró sorprendente la primera decisión del nuevo ministro: la retirada de las dependencias del Ministerio del cuadro de Miguel de Unamuno, obra de Solana, sin especificar a qué se debe, y le pidió que “intente dirigir la Educación, por el tiempo que queda, promoviendo el consenso entre fuerzas políticas, sindicales y empresariales”.  

 

Ésta es la intervención de Enrique Álvarez Sostres, esta tarde en la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados:

 

Quisiera, señor ministro, que mis primeras palabras sean para darle la enhorabuena y trasladarle mi admiración por su decisión. Es usted un profesional de la diplomacia y probablemente sea eso lo que necesita la dirección de la Educación en España. Créame que le deseo el mejor de los éxitos en el mundo de la Educación, más allá de los obstáculos que habrá de todo orden.


Ya son seis las iniciativas del grupo socialista sobre la LOMCE y otras normas con incidencia en becas, Universidad, Formación Profesional y, en definitiva, en las que de una u otra forma, muestra lo que yo ya considero una objeción de conciencia, a toda norma que modifique la LOE y las disposiciones vigentes anteriores y la política de Gobierno en materia de Educación. Lo mismo podríamos decir de otros grupos políticos.


En mis intervenciones, les trasladaba que mi no a la LOMCE, nada tenía que ver con estos noes de los diversos grupos políticos de esta Cámara. Mi no fue por la timidez y tibieza de la LOMCE, al mantener el marco general de la LOE y desde luego su concepción pedagógica, tardíamente reconocido por su predecesor; por considerar que aporta bien poco a solucionar los graves defectos de nuestro modelo escolar, más allá de mejoras estadísticas que siempre vienen bien, aunque en Educación lo importante es la estadística a medio y largo plazo; porque sigue considerando intocable su erróneo concepto de igualitarismo a la baja; por mantener vivo, con un grave incumplimiento electoral y de investidura, un Bachillerato minimalista que resulta demoledor para los estudios superiores; porque la regulación actual de las bases del sistema de Formación Profesional es tan amplia, que cada CC.AA. las ha interpretado a su manera.

La necesidad de un cambio profundo en el sistema escolar es un clamor en la sociedad y lo es pese a quien pese, por la degradación que ha sufrido la enseñanza en las últimas décadas, al no ser tocados aspectos importantes del profesorado y del propio modelo pedagógico, de origen constructivista.

Para agravar las cosas, el sistema esta zarandeado por las ideologías de filosofía política nacionalistas que tratan de llevar el agua a su molino soberanista.


Señor Ministro, esta legislatura, en materia de Educación, se recordará por la auto reconocida candidez reformista de un Ministerio de arte y ensayo sin conexión con el mundo político y social, la cerrazón fundamentalista de otros y el predominio del irracionalismo romántico y por tanto particularista del nacionalismo discriminador.


A esto le añadimos la nula y suicida disposición de un ministro para quien la palabra negociación, en un modelo territorial con competencias plenas, le suena a broma y frente a ella opone un Ministerio liderador de la nada y 186 escaños, pero todo ello por separado.


El resultado es que a dos meses del nuevo comienzo de curso, España tiene un problema político y educativo en forma de aplicación de la LOMCE, con distintas excusas de calendario raquítico. Pero lo real es que desde el primer momento la oposición nacionalista y de izquierdas, vienen amenazando con la no aplicación. Unos por una cosa y otros por otra.


He conocido como mínimo 7 leyes sobre diferentes sectores y  he escuchado en el hemiciclo las palabras “cambiaremos todo cuando cese este gobierno”. Lo escuché en otras legislaturas. Es la famosa postura de “si no gano, me voy con la pelota” y más en Educación. Es ya el mantra de la legislatura.


Tras estos cuatro años, y tras escuchar a todos los portavoces parlamentarios de los diferentes grupos políticos, sigo sin escuchar las razones técnicas, de teoría educativa, sobre donde están los problemas insuperables. Solo hay un gran cambio que entiendo, y es que los nacionalistas puedan poner pie en pared y habría sido necesario hacer política de verdad. Me refiero a las pruebas finales de etapa en ESO y Bachillerato, las mal llamadas reválidas que son el auténtico cambio con las legislaciones precedentes.


Entiendo y suscribo ser contrarios y oponerse a las recortes educativos, a los descensos inversores en Educación, a algún cambio curricular, a la política de becas, a la política cambiante universitaria, pero la LOE, señorías, prácticamente en su concepción pedagógica permanece.


El problema es que la izquierda española no concibe como válido ningún texto legal, ni siquiera retocado por la derecha, es decir puro y duro fundamentalismo ideológico. Llamemos a las cosas por su nombre y no confundamos a la sociedad. No he visto protestar mucho por la falta de liderazgo del MEC, ni por la ausencia total de cambios en la política de profesorado, incluyendo la CCAA como Asturias, ni por la inexistencia u oposición en la concreción de la autonomía de los centros escolares -en esta Comisión se rechazó una PNL mía  al respecto-, ni por el manifiesto abandono de las cooperación territorial. En definitiva mucho ruido y pocas nueces.


Yo no considero esta postura política ecuánime y sí con cierto tufo sectario y antidemocrático, en un marco general de insumisión legal, a mi juicio inadmisible en un estado de derecho y que en ningún caso puedo compartir.


Esto se acaba y con ello muchas  oportunidades y eso en Educación es como la ausencia de clases lectivas: es irrecuperable. Usted sabrá lo que toca hacer, pero la Alta lnspección a la que pertenecí, está para algo y algo conocí sobre rectificaciones curriculares y la habilitación de los mecanismos constitucionales por transgresión de la normativa básica, también. El MEC tiene la capacidad de expedición de títulos y esto es muy importante.


Le he oído que va a escuchar. Me parece bien, pero no crea que basta y tendrá que actuar y eso es lo que le pregunto. ¿Qué medidas concreta piensa adoptar si unas CCAA no aplican el calendario fijado en la norma? ¿Tiene previsto traer el cambio de calendario a esta Cámara?


Pero en otro orden de cosas, parece ser que no solo va a escuchar y ya ha tomado su primera decisión y a mí, veterano alumno de la Universidad de Salamanca y del palacio de Anaya y de sus inolvidables profesores Lázaro Carreter, Miguel Artola, Antonio Tovar, Martín Ruipérez, Tomás y Valiente, me llegan preguntas de los electores, compañeros y no compañeros, sorprendidos y perplejos por su actuación y aunque no tenga trascendencia educativa, sí puede tenerla en otros ámbitos.


Por eso aprovecho esta ocasión de su presencia  física para preguntarle. Me gustaría saber si mandar retirar el cuadro del pensador y rector de Salamanca D. Miguel de Unamuno, obra de Solana y que lleva depositado en el Ministerio muchos años, se debe a cuestiones iconográficas o cuestiones de la pintura expresionista del autor con su pasteleo negro y pesimista. Pura curiosidad indagatoria.


Nos ha comentado todo un catálogo de buenas intenciones a las que yo no me voy a oponer, porque no sería justo. Pero cabe pedirle que intente dirigir la Educación por el tiempo que queda, promoviendo que se pongan de acuerdo con el PP, su partido, y esto ya es decir mucho, los nacionalistas, sindicatos y empresarios, en consensuar un desarrollo normativo común, en un marco financiero reactualizado y en el desarrollo de todas las actuaciones pendientes de profesorado, evaluación y organización escolar. Y cabe pedir como hago siempre en mis intervenciones, templanza a la oposición.


Solo cabe pedirles a todos que sean reflexivos en su famosa derogación e insumisión que conllevará nuevas reacciones en cadena. No queda mucho, pero intentar esto valdría por toda la legislatura.


Mire, señor ministro, tal como está el patio, uno puede hacerse famoso por detener o ralentizar, tras el trámite correspondiente parlamentario, el calendario de aplicación de la LOMCE o bien devolver a su lugar tradicional el cuadro de Unamuno. Ojalá elija bien porque sería mi mejor deseo. Muchas gracias.

Etiquetas:
LOE 

También te puede interesar

Compartir noticia por email
Imprimir noticia

Juntas Locales

Agenda
Agenda Cascos
El Hormiguero. Último número
Búsqueda Avanzada


C/ Pepe Cosmen Nº 1. 33001 Oviedo.
985202745. Fax 985223554.
http://www.foroasturias.es · sederegional@foroasturias.es
Aviso Legal
Contacto
RSS