Foro Asturias en Facebook Foro Asturias en Twitter Foro Asturias en Instagram
Foro Asturias en Youtube Foro Asturias en Flickr Foro Asturias WhatsApp

05/09/2014
Coto: “Asturias debe mantener la esperanza para ganar la batalla al paro, a la pobreza, al terrible sentimiento colectivo de falta de justicia, de falta de igualdad, de recortes de derechos”
  • “En Asturias se intentó crear artificialmente un ambiente de ‘normalidad’ alrededor de la llegada de un nuevo Gobierno al Principado, una falsa ‘normalidad’ que se vino abajo apenas un año después”

  • “Son las decisiones políticas concretas de los parlamentos y de los gobiernos las que tienen efectos concretos sobre los ciudadanos y los pueblos”

  • “Esta ha sido una legislatura de retrocesos económicos, sociales y democráticos. Por más leyes de buen gobierno y transparencia que se envíen a la Cámara ambas cosas o se practican o no existen”

Intervención de la portavoz de FORO Cristina Coto en la Sesión Institucional con motivo del Día de Asturias 2014.

Presidente.

Señorías, autoridades e invitados, buenas tardes.

Conmemoramos un año más en la Junta General del Principado el día de Asturias, marcado en esta ocasión por la singularidad de ser el último de la legislatura para los parlamentarios que ocupamos sus escaños y para los miembros del ejecutivo regional que se sientan en la bancada del Gobierno.

Por eso me gustaría repetir, hoy más que nunca, que este acto es conmemoración antes que fiesta, recuerdo del pasado y del presente y como señalé hace un año, de manera muy especial de nuestro presente, que inexorablemente y por difícil, determinará nuestro futuro.

Como afirmé hace dos años en Asturias se intentó crear artificialmente un ambiente de “normalidad” alrededor de la llegada de un nuevo Gobierno al Principado, una falsa “normalidad” que se vino abajo apenas un año después porque, como siempre, todas las apariencias y las ficciones las derrite el tiempo, juez y señor de la realidad inexorable.

En FORO, y ya lo hemos reiterado, no creemos en las maldiciones sobrenaturales, ni en los destinos fatídicos ni en los castigos bíblicos. Son las decisiones políticas concretas de los parlamentos y de los gobiernos las que tienen efectos concretos sobre los ciudadanos y los pueblos.

Para superar la decadencia que empuja a Asturias a una crisis cada día más profunda y que nos aleja por tanto del resto de España y de Europa es preciso cambiar de rumbo, abandonar el que nos viene arrastrando sin remedio, y desde la llegada del nuevo gobierno del Principado en 2012 la voluntad de cambio ha brillado por su ausencia. Un gobierno que empezó la legislatura sin programa conocido por el Parlamento y que la acabará en minoría, atornillado a la poltrona, sostenido por sus tradicionales socios de la entente cordial, para que todo siga igual.

Y es en este anormal escenario político en el que vive Asturias su recesión más profunda, porque recesión es la disminución generalizada de la actividad económica medida a través de la bajada, en tasa anual, del Producto Interior Bruto.

2013 fue un año catastrófico en términos económicos para Asturias, con el mayor retroceso de toda España; un año, 2013, que siguió la estela de 2012, pero también la que venimos arrastrando desde el inicio de la crisis, pues no en vano somos la región que más se ha empobrecido desde 2008 en el conjunto de España.

Los indicadores económicos negativos no admiten contestación: los 6.000 asturianos que abandonaron nuestra región en este primer semestre, la única comunidad en la que aumentan los concursos de acreedores, la segunda que menos ha reducido un sector público “tan pequeño” que solo consume 1.000 millones de euros anuales de los presupuestos de los asturianos, con datos de creación de empresas inferiores a los de hace un año, la única comunidad autónoma con incremento de la morosidad de familias y empresas, con salarios que crecen por debajo de la media, sufriendo la tercera mayor caída en exportaciones. Cifras estas, y otras, que se suman a los desequilibrios acumulados durante la larga crisis.

Y en consonancia con estos datos, conocemos diversos informes de organismos acreditados que alertan de que Asturias se queda fuera de la recuperación. No los ignoremos.

Una Asturias aislada, con el último tramo de 4 kms. de la Autovía de nuestra salida hacia Europa que va a superar los 80 meses de record internacional de desidia, con la Alta Velocidad primero prostituida y después mutilada en la Variante y cancelada finalmente con el fondo de saco de León, con un aeropuerto que lejos de ir a más en beneficio de nuestra industria, de nuestros empresarios, de nuestro sector turístico, se ha convertido en el paradigma del abandono generalizado de nuestros sectores económicos.

Una Asturias asfixiada por los impuestos, soportando una presión fiscal muy por encima de su nivel de renta. Si los asturianos pagamos 500 euros más per capita que la media nacional estamos pagando como ricos, cuando no los somos.

Una Asturias cuya minería va al cierre, cuyo campo ha resultado escandalosamente marginado en el reparto de la PAC; marginados también nuestros pescadores. Y todo ello en medio del insoportable silencio, cuando no de los intolerables aplausos del gobierno del Principado, especializado en recortar más y mejor que el gobierno de la Nación, y en no gastar el presupuesto para invertir en dinamizar la economía regional.

Este Señorías es el retrato de la decadencia, por más que a alguno no le guste la palabra –a mi grupo parlamentario tampoco le gustan los pedantes discursos seudo-intelectuales ni las descalificaciones vacías- este es el retrato de la inacción, frente a la acción que desde FORO no dejaremos de reivindicar nunca.

¿O existen razones, existe una sola razón achacable a los asturianos por la que en otras regiones se esté creando empleo y aquí no, más allá de las contrataciones vinculadas a las estaciones o temporadas turísticas? No, ninguna culpa recae en el asturiano preparado y trabajador y con los suficientes arrestos para marchar de su tierra buscando las oportunidades que aquí no se le ofrecen.

Y eso es desigualdad, porque se van a otras regiones que no presentan como la nuestra, un saldo negativo en movilidad laboral.

El jueves, en la inauguración del Curso Académico, el presidente del Principado advertía del drama de la desigualdad. Recordar que España es el segundo país de la OCDE donde más ha crecido la desigualdad es el mejor remedio contra las engañifas acerca de milagros económicos y velocidades de crucero. Para que la memoria no sea, como decía Steinbeck, un “deposito defectuoso y deformado” no olvidemos nunca nuestros datos de paro y pobreza:

En lo primero no ignoremos el informe de Perspectivas de Empleo de la OCDE conocido ayer jueves, que advierte que a finales de 2015 España, con un 23’9% de paro tendrá la segunda tasa de desempleo más elevada, tras Grecia.

Y en lo segundo cabe preguntarse de qué recuperación estamos hablando en un país con 2.306.000 niños viviendo bajo el umbral de la pobreza –datos de UNICEF de julio de este año-, el segundo país de la UE más incapaz de reducir la pobreza infantil, y con el esfuerzo en ayudas a las familias más bajo de toda la UE. En un país bien gobernado si algo debe inspirar vergüenza es la pobreza.

Y Señorías, Asturias no está al margen, está peor: si los dos partidos del Gobierno de Asturias arrinconan la inversión y el gasto social, inejecutar el presupuesto, alcanzar superávit a costa de inmovilizar recursos empeora la situación y dilata intolerablemente en el tiempo lo urgente, que no es otra cosa que dar respuesta a los colectivos más vulnerables.

Se puede culpar a los demás, y se hace continuamente, pero cada vez que se opte por ello que se recuerden los silencios cómplices ante Madrid o los propios actos: situar la inversión en mínimos históricos o convertirse en el alumno más aventajado del gobierno de la guadaña le hace a uno responsable directo.

Desde FORO, y en este día de Asturias reclamamos el estado del bienestar, porque las listas de espera sanitaria se han disparado, las del salario social han dejado definitivamente sin excusas al Gobierno y la dependencia es la crónica de un listado de obstáculos que desaniman al más optimista.

Estamos ante la bancarrota de los servicios esenciales, aquellos que el presidente del Principado consideró “líneas rojas” en su discurso de investidura, un discurso que, por excesivo en el desprecio exacerbado para con el gobierno precedente y en el ensalzamiento del suyo propio, se ha convertido en el principal enemigo del presidente que prometió estabilidad, normalidad y seriedad. Perder en un solo año al socio histórico para recurrir a la supuesta antítesis, me temo que no ha permitido pasar la página del extravagancia, por más que sí hayamos padecido una vagancia extrema.

Tal vez por ello lo que sí hizo bien el presidente, ya en aquel momento, fue pedir disculpas preventivas.

Señorías, esta ha sido una legislatura de retrocesos económicos, sociales y democráticos. Por más leyes de buen gobierno y transparencia que se envíen a la Cámara ambas cosas o se practican o no existen, escribirlas sobre un papel es solo cosmética.

Y digo ha sido, porque bien poco es lo que queda, y ya no podemos esperar todo aquello que pese a haberse prometido ha quedado sin hacer. Haríamos bien en aprovechar este tiempo en pensar en las generaciones futuras antes que en las elecciones futuras, porque la situación de partida es enormemente pesimista.

Asturias merece llegar al destino de la recuperación económica, de la creación de empleo y de la garantía del bienestar; merece libertad para expresarse, convicción democrática en aquel a quien le toque escuchar y, por supuesto, pluralidad informativa.

Ese destino nuevo exige un cambio de camino, por lo que frente a algunas reformas de nombre, más o menos efectistas y poco efectivas, la acción, el trabajo denodado, el compromiso, es la única alternativa posible y la que además los ciudadanos deben exigir al gobernante, frente a la desidia que es la anti-política pero que a fuerza de repetirse se acaba confundiendo con ella.

Asturias debe mantener la esperanza para ganar la batalla al paro, a la pobreza, al terrible sentimiento colectivo de falta de justicia, de falta de igualdad, de recortes de derechos. A mantener esa esperanza y conservar la fuerza que requiere la rebeldía animamos a los asturianos.

En nombre de FORO deseo a los presentes en esta Cámara y por supuesto a todos y cada uno de los asturianos un muy feliz Día de Asturias.

Muchas gracias.

Etiquetas:
PIB 
PAC 
UE 

También te puede interesar

Compartir noticia por email
Imprimir noticia

Juntas Locales

Agenda
Agenda Cascos
El Hormiguero. Último número
Búsqueda Avanzada


C/ Pepe Cosmen Nº 1. 33001 Oviedo.
985202745. Fax 985223554.
http://www.foroasturias.es · sederegional@foroasturias.es
Aviso Legal
Contacto
RSS