Foro Asturias en Facebook Foro Asturias en Twitter Foro Asturias en Google Plus
Foro Asturias en Youtube Foro Asturias en Flickr Foro Asturias RSS

10/10/2012
Debate de Orientación Política General del Año Legislativo 2012-2013

Señor Presidente, Señorías:

 

Desconozco la trascendencia que tiene para el Presidente del Principado la ayer olvidada fecha del 22 de setiembre pasado, pero resultaría de gran interés para esta Cámara saber cómo recibió la noticia de la publicación en el BOE de la Instrucción de la Junta Electoral Central proclamando a instancias del Tribunal Constitucional que la Ley Electoral debe cumplirse en toda España, y que los votos de la emigración que no pasen por los Consulados computarán como votos nulos, en contra del criterio observado en Asturias por la Junta Electoral Provincial que permitió a las izquierdas sumar 22 escaños en las elecciones del pasado 26 de marzo.

 

El maquillaje de la “normalidad” que Vd. usa profusamente para tapar las noticias inconvenientes del estado real de Asturias no es capaz de impedir que mi limitada memoria siga sin recordar una anomalía semejante en un proceso electoral nacional o autonómico desde 1977. Por eso, permítame manifestar mi opinión de que la “normalidad” democrática que Vd. quiere aparentar ya nació seriamente dañada por una gravísima irregularidad electoral aún sin investigar, reconocida pero no invalidada por el Tribunal Constitucional algunas semanas después de su investidura, hace hoy 134 días.

 

No puedo valorar positivamente una intervención como la suya de ayer porque, además de la evanescencia a la que nos tiene acostumbrados desde su discurso de investidura, dedicó la mayor parte de su intervención a distraer a esta Cámara para eludir el análisis profundo de la situación actual de Asturias y a la explicación de sus soluciones.

 

La desconfianza y el malestar social

Sr. Presidente, no se puede presentar la acción de gobierno pasando de puntillas sobre los problemas reales de los asturianos, sin esforzarse en buscar sus causas para intentar solucionarlos, y sin atreverse a dar las respuestas más urgentes, aun a riesgo de no acertar en algunas. El Presidente del Principado no puede limitarse, como ayer, al papel de simple narrador de lo que sucede en nuestro país. Tampoco puede convertirse diariamente en un mero espectador de lo que hacen los demás, ni en un político que se limita a presentar una cara amable y a declamar un catálogo de buenas intenciones, para rehuir su responsabilidad institucional ante los problemas reales que sufren los asturianos.

 

Señorías: en Asturias, las cien mil personas desempleadas en una Comunidad Autónoma que lideró en setiembre el aumento del paro en España nos reclaman un compromiso de cambio profundo en los comportamientos y en los programas que marcaron las respuestas a la crisis económica desde su inicio. El maquillaje de la “normalidad” para disfrazar la vuelta al pasado que nos condujo a la decadencia es un truco muy gastado. Tampoco basta con reconocer que la causa directa es la crisis global desencadenada en 2007 que está provocando el estancamiento del crecimiento económico, la falta de financiación de familias y empresas, y la pérdida de competitividad de nuestro tejido productivo. Decía un veterano conocedor del bosque que si ves secarse una hoja de un árbol, hay que cuidar la rama; pero si ves secarse todas las hojas no hay que mirar al tronco sino que hay que tratar las raíces. La generalización de la crisis que padecemos demuestra que hay causas muy profundas en el origen de los problemas que no se pueden resolver con tratamientos superficiales, sino que hay que llegar a sus raíces. La principal es la desconfianza que alimenta el malestar social generalizado en Asturias y en España, que está desembocando en una preocupante pérdida de la credibilidad de las instituciones democráticas, y que aflora todos los días, tanto en las manifestaciones como en el malestar silencioso dentro de cada empresa y en cada hogar asturiano.

 

Para enfrentarse con urgencia y eficacia a este malestar, es ineludible recuperar previamente la confianza social como condición para galvanizar la solidaridad de todos los que pueden arrimar el hombro para salir de la crisis. A mi juicio, hoy falta la imprescindible confianza social porque en la política española y en la asturiana no solo se cometieron errores graves que condujeron a grandes fracasos sino, sobre todo, porque estos fracasos han ido acompañados de demasiados incumplimientos, engaños y mentiras. Esta es la raíz profunda de nuestros males en Asturias y en España: el fracaso acompañado del engaño y la mentira.

 

Incumplimientos, engaños y mentiras

No crea, Sr. Fernández, que estoy hablando de un mundo alejado de Asturias. Le hablo de nuestra Asturias donde cualquiera puede leer que "el Ejecutivo presidido por Javier Fernández ha solventado la grave crisis política de la región y dado respuesta desde las instituciones autonómicas a la gran recesión económica mundial". Esta descomunal exageración hoy sigue colgada en la web del Principado, como propaganda de su Gobierno para ensalzar los éxitos de su gestión en sus 100 primeros días. ¿Cree Vd. que una mentira mundial tan ridícula como ésta ha mejorado o empeorado la opinión acerca de los políticos o sobre el Gobierno del Principado? Sinceramente, creo que la propaganda falaz que Vd. utiliza para presentar en un Teatro de los Sueños la situación política, económica y social de la región sumida en la mayor decadencia de España es un profundo error que ahonda la desconfianza y aumenta el malestar y la desafección social.

 

Es evidente que el origen del deterioro de la confianza social no es ni reciente ni exclusivamente asturiano. Lo reconozco. Se remonta a la pésima gestión de los gobiernos socialistas de Zapatero y de Rubalcaba entre 2004 y 2011 quienes, además de fracasar en su gestión pretendieron engañarnos a todos sobre las consecuencias de sus errores cuando ya eran evidentes. Así es como llevaron a una economía equilibrada como la española hasta 2007 a cavar a pulso un gigantesco agujero, entre 2008 y 2011, de 33,5 puntos de PIB, equivalentes a 360.000 millones de €. Señorías, no lo denuncia FORO; son datos oficiales de la evolución del déficit del Banco de España (4,5% en 2008, 11,2% en 2009, 9,3% en 2010 y 8,5% en 2011). Es el agujero heredado que los ciudadanos, tenemos que pagar: 360.000 millones de euros de déficit acumulado en cuatro años, transformado en deuda pública cuyos intereses y amortizaciones son los que ponen ahora en riesgo el crecimiento, el empleo y el mantenimiento de los servicios esenciales.

 

Pero, por desgracia para España, el nuevo Gobierno de Rajoy en nueve meses, con el viento mediático soplando muy a su favor desde todos los cuadrantes, fracasó en el cambio por razones que hoy no voy a detallar. Si aquellos gobiernos socialistas, además fracasar y de ocultar la crisis, cavaron el agujero inicial, el Gobierno de Rajoy lo ha hecho más profundo todavía, con su mayoría absoluta, a base de incumplimientos y mentiras que elevaron dentro de España la desconfianza social hasta el nivel de descrédito de los gobiernos socialistas anteriores. Y en Europa, con sus errores e improvisaciones, ha hundido la credibilidad de la economía española y ha disparado la prima de riesgo de nuestra deuda desde los 340 puntos (21 de diciembre, fecha de toma de posesión de Rajoy) hasta los 435 puntos de ayer, agitando la polvareda del rescate.

 

Entrevista en Moncloa y Conferencia de Presidentes

El Sr. Rajoy y Vd. han tenido dos ocasiones de oro en la última semana para poner los cimientos de la recuperación de la credibilidad ante la sociedad española y asturiana. Una Conferencia de Presidentes Autonómicos que algunos reclamamos desde hace un año, y una entrevista en Moncloa a la que otros no fuimos convocados ni por Zapatero ni por Rajoy -lo que acentúa sus semejanzas- son dos ocasiones de oro que Vd. ha desperdiciado. Le recuerdo que a estas citas no acudió como Secretario General de la FSA -felicidades por su reelección- sino como Presidente de los asturianos. Tuvo tiempo para recibir instrucciones del Sr. Rubalcaba, pero no tuvo la cortesía de pedir opinión a los grupos políticos representados en esta Cámara. ¿Acaso pidió su parecer, al menos, a los dos grupos que apoyaron su investidura?

 

Tenga la certeza de que, en idéntica situación, yo lo hubiera hecho, no como una cortesía sino como un deber institucional del Presidente de los asturianos, antes de reunirme con el Presidente del Gobierno de España. Si no le convence mi parecer, pida que le pasen la encuesta de El País de anteayer domingo. Leo textualmente: “el 78% asegura que, en la Transición, los partidos anteponían el interés general a sus propias estrategias a corto plazo. El 90% de los españoles considera que se ha abandonado ese espíritu…. y entiende que los partidos solo piensan en sus exclusivos intereses y no en lo que sea más conveniente para la sociedad”. Esto que piensa la mayoría de los españoles ¿no podría haberlo tenido en cuenta aquí en Asturias? ¿No cree que sería un buen mensaje desde Asturias para que tomara nota el Sr. Rajoy?

 

Vd. se autodefinió como una persona poco amante de los focos; “fotofóbico”, en sus propias palabras. Será que el photoshop del despacho con sus ilustres visitantes es cosa de sus asesores para disimular su personalidad, pero siento decirle que la imagen que está proyectando es “fotofílica”. Si quiere demostrar seriedad no organice ni acepte reuniones solo para la foto, sin expectativa alguna de alcanzar acuerdos, como la de su visita turística a La Moncloa. Y, si se celebra, dé ejemplo, demuestre su fotofobia y evite las fotos de propaganda. Para “tomar nota” de sus opiniones, basta el correo postal o el electrónico que son más baratos, más discretos y no provocan decepción social.

 

En cuanto al desarrollo de la Conferencia de Presidentes Autonómicos, desde FORO reprobamos el papel que Vd. desempeñó en ella. En primer lugar, porque es Vd. quien presume de frenar la reforma del actual Sistema de Financiación Autonómica, para corregir las desviaciones de un modelo pactado con el Gobierno tripartito de Cataluña, y con ello le hizo el trabajo sucio al PP y al Sr. Rajoy. Hablando coloquialmente, hizo Vd. un “papelón” muy poco edificante, porque tampoco necesitamos ninguna “evaluación” como Vd. nos anunció ayer. El modelo actual es perjudicial para Asturias, y urge su corrección, como acaba de reconocer el propio Secretario de Estado de Administraciones Públicas ante la Comisión de Presupuestos anteayer en el Congreso.

 

El segundo lugar, porque que Vd. firmó con el Sr. Rajoy una Declaración en la que ambos “se comprometen a cumplir los objetivos de reducción del déficit estructural”, que es del 1,5% del PIB para este año, según figura en el PEF presentado por su Gobierno y aprobado por el ministerio de Hacienda en julio. Si Vd. lo firmó es que está seguro de que sus medidas de ajuste están dando buenos resultados. ¿Puede ratificar hoy aquí que las previsiones de su Gobierno sobre la evolución de los ingresos -más 78 M. €- y de los gastos -menos 456 M. €- de su PEF permiten confiar en el cumplimiento de lo firmado en Madrid? Es muy importante no faltar a la verdad para no agudizar las causas del malestar social que crece cada vez que los fracasos van acompañados de incumplimientos.

 

En tercer lugar, porque resulta inexplicable que en la Conferencia no levantara su voz para denunciar la insolidaridad con la que el Gobierno de Rajoy está diseñando y aplicando el Fondo de Liquidez Autonómico, con grave perjuicio para Comunidades como Asturias que no tienen por qué sufrir y sufragar los excesos de otras. ¿Por qué no dijo Vd. en la Conferencia lo mismo que manifestó ayer en esta Cámara, que el modelo de Fondo propuesto causa “un perjuicio doble y perverso” a Asturias? ¿Cree Vd. que refuerza “la unidad” decir aquí una cosa y en Madrid otra, o más bien la debilita?

 

Y, en cuarto lugar, porque también guardó silencio en la Conferencia acerca de otro problema que debilita la confianza de Europa en España. Me refiero a la escalada independentista del nacionalismo vasco y catalán, que Vd. ayer llamó aquí en Oviedo “la bicha secesionista” pero sin noticias de que se oyera en Madrid. Más allá de sus programas sectoriales, el hecho diferencial del nacionalismo vasco y catalán es su relación privilegiada con el Gobierno del Estado, como a ellos les gusta llamar a España. E inconscientemente, es ese mismo Gobierno de España quien, desde la debilidad y la miopía, les concede sus mejores bazas reconociéndoles un trato privilegiado. La Conferencia era el marco adecuado para discutir entre pares, subrayo, entre pares, la cuestión del modelo de Estado pero Vd. parece que eludió ese debate.

 

¿No cree que alguien tenía que pedir cuentas ante el resto de las Comunidades Autónomas por una equivocada política de Estado que ahora va a conducir al objetivo contrario del perseguido, con el auge del nacionalismo vasco y la posible entrada de Bildu en el Gobierno de Euskadi?

 

¿El Presidente de la Generalitat de Cataluña invoca razones históricas para sostener que los catalanes son ciudadanos con mejores derechos históricos que los demás? Nadie mejor que el Presidente del Principado para recordar que Cataluña era un territorio más de la Marca Hispánica en el siglo VIII, mientras desde el reino astur Alfonso II el Casto pactaba con Carlomagno para garantizar la integridad de sus reinos.

 

¿El Presidente de la Generalitat de Cataluña invoca el agravio de los saldos de la balanza fiscal para reclamar un acuerdo más ventajoso? ¿Desde qué fecha quiere la Generalitat reclamar el saldo de la balanza fiscal? Nadie mejor que el Presidente del Principado para calcular cuánto dinero tendría que devolver la Generalitat si se computara el superávit favorable a Cataluña desde los años del desarrollismo franquista en el que el ahorro de los españoles se concentraba en aquella Comunidad. ¿Aceptaría debatir en la Conferencia a quién benefició el actual modelo de financiación autonómica y a quienes, como Asturias, perjudicó?

 

¿El Presidente de la Generalitat de Cataluña quiere vincular ahora las inversiones del Estado al PIB? Nadie mejor que el Presidente del Principado para recordarle la hipocresía de exigirlo después de finalizar el AVE hasta Frontera Francesa, o el aeropuerto del Prat, o la ampliación del Puerto de Barcelona, para cuestionar ahora las inversiones en otras Comunidades como Asturias.

 

Insisto, ha desperdiciado dos oportunidades singulares para recuperar mucha credibilidad desde el diálogo con todos en Asturias, y desde el compromiso en España con el modelo de Estado frente a los nacionalistas insolidarios.

 

La vuelta a la ‘normalidad’

Sr. Fernández: si desciendo más al detalle, su política doméstica se basa en tres premisas básicas. La primera, la vuelta a la “normalidad”; la ausencia de lío, de bronca, según sus propias palabras, según las del Presidente de esta Cámara en su desafortunado discurso inaugural de la legislatura, y según las del líder de su partido, el Sr. Rubalcaba. La segunda, trazar una serie de líneas rojas a las que Vd., presuntamente, nunca va a renunciar porque Vd. dice que defiende la sanidad, la educación y la atención social. Y la tercera, conseguir financiación privada para evitar que el Principado de Asturias tenga que ser rescatado. Como música suena bien. Y, por cortesía en sus primeros cien días de gobierno, cortesía que ustedes no tuvieron con el Gobierno anterior, le hemos facilitado interpretar sin interrupciones.

 

Como le dije al principio, el problema es que la letra de su propia gestión es exageradamente autocomplaciente y sus contradicciones le están persiguiendo. Empecemos por la primera y fundamental: su vuelta a la “normalidad” se está convirtiendo en una humillante vuelta a la sumisión y a las equivocaciones. Detrás de una retórica complaciente, usted no está plantando cara ni está defendiendo Asturias frente a las injusticias que se están cometiendo contra ella. Y defender los intereses de Asturias implica, en ocasiones, permanecer firmes y denunciar los abusos de otras administraciones. Insisto, no con vacíos discursos grandilocuentes, sino con rigor; diciendo la verdad a los ciudadanos, acometiendo reformas valientes y, si es necesario, utilizando los tribunales en la defensa de lo que es justo. No hacerlo es sumisión. Vd. dice que le gusta huir de la polémica, del enfrentamiento y que prefiere dar la callada por respuesta. Yo creo, sin embargo, que Vd., cuando se ve obligado a decidir, suele ser fuerte con los débiles y sumiso con los poderosos. Y eso es precisamente lo que está haciendo. Y, lo siento, pero la firmeza en la defensa de los intereses de Asturias le exige precisamente todo lo contrario.

 

Le pongo tres ejemplos: infraestructuras, industria y minería. En infraestructuras, el Gobierno del Rajoy asignó en el proyecto de PGE 2013 la cantidad de 1.114 M€ para el AVE a Galicia, mientras que solo destina 180 M€ para el AVE a Asturias. ¿Es esto una asignación eficiente de recursos públicos cuando el AVE de Asturias lleva dos años paralizado, a falta tan solo de 400 M€ para sacar rendimiento a una cuantiosa inversión? ¿Es esto justicia y solidaridad interterritorial? Tras la fotografiada visita a la ministra de Fomento, su Consejera anunció que se habían puesto de acuerdo en la elaboración de un calendario consensuado, y Vd. ayer calificó la colaboración de “razonable”. ¿Acepta Vd. como “razonables” las inversiones previstas en los PGE 2013 y los calendarios que demuestran que las infraestructuras que en Asturias se ralentizan, mientras en otras Comunidades se aceleran?

 

El segundo ejemplo en la industria es la tarifa eléctrica y las ayudas a los astilleros. Asturias es la capital española del acero, del aluminio, del zinc y de la construcción naval. Pero la gran industria no puede ser competitiva porque está pagando por la energía consumida casi un 50% más que en nuestro entorno, y porque España carece de ayudas al sector naval. La pasividad del ministerio de Industria ante las presiones es censurable. ¿Cree Vd. que está presionando con firmeza para defender el empleo en nuestra industria básica ante el Gobierno de España y ante la Comisión Europea? ¿O eso también es buscar bronca y buscar líos?

 

El tercer ejemplo son los Fondos Mineros y las ayudas al sector. Son el fruto de un pacto: Asturias reduce la producción y el empleo a cambio de recibir compensaciones presupuestarias para reindustrializarse. Los asturianos ya redujimos la producción de carbón en 3 millones de Tm. y el empleo en 9.000 puestos de trabajo. ¿Dónde está nuestro dinero? ¿Qué va a hacer usted para reclamarlo? ¿Mantiene el recurso presentado por el Gobierno de FORO ante la Audiencia Nacional, abierto a la personación de los ayuntamientos mineros afectados? Ayer no dijo ni una palabra de él.

 

Sanidad

Cuando el Gobierno de Rajoy le obligó a recortar en Sanidad y Educación, usted sí continuó los recursos al Tribunal Constitucional promovidos por FORO. Entre otras cosas, porque eso pertenecía a las líneas rojas que Vd. mismo se comprometió a no traspasar. Sin embargo, sus recortes en Sanidad están yendo mucho más allá de lo establecido por el RDL del Gobierno de Rajoy. Está Vd. recortando en Sanidad más de lo que le indica Madrid. Y, por esa razón, usted tiene convocada una importante huelga en este sector para estas mismas fechas. ¿En esto consiste la “normalidad”, su ausencia de bronca, su ausencia de lío?

 

En concreto, en Sanidad su Gobierno ha demostrado una gran eficacia para retroceder a la situación anterior a julio de 2.011. Entonces eran tres los problemas principales de la sanidad asturiana: la financiación, la finalización del HUCA y el enfrentamiento con los profesionales sanitarios. Hace cuatro meses, al cesar en su responsabilidad, el Gobierno de FORO dejó un panorama completamente distinto. La sintonía entre la Consejería y los profesionales era satisfactoria, la financiación sanitaria estaba encauzada y en el HUCA había compromisos de apertura. Su “normalidad” es haber perdido el trabajo de casi un año y, además, haber creado dos problemas nuevos: el empeoramiento de la asistencia y el deterioro de los equipamientos.

 

En materia de financiación, hace un año el Gobierno de FORO presentó aquí, sin necesidad de que ningún grupo lo pidiera, la previsión de ingresos y de gastos hasta final de año, y el montante de la deuda pendiente de pago generado en años anteriores, lo que se ha llamado “la deuda deslizada”. El Gobierno de FORO adecuó el presupuesto de Sanidad a la previsión de gastos, en vez de pretender el imposible de hacerlo al revés. Por eso su Gobierno se niega a facilitar los datos porque quiere lo imposible: encajar, como sea, el gasto sanitario real en un presupuesto voluntarista.

 

Con el HUCA ocurre algo parecido. Le ayudaré a recordar cómo era la “normalidad” que Vd. añora. Durante el anterior Gobierno socialista se hicieron estos anuncios:

  • Francisco Sevilla, año 2001, “En funcionamiento a finales de 2008, principio 2009. Campus Universitario en 2010)”.
  • Francisco Sevilla, año 2003, “Fecha de traslado: 2008”
  • Gerente del HUCA, año 2010: “Traslado a mediados de 2012”

Y se organizaron varios eventos memorables, todos ellos con el correspondiente descubrimiento de placa:

  • 28 de febrero de 2011: Recepción de la Zona Ambulatoria
  • 10 de marzo de 2011: “Presentación” del atrio, con la asistencia de 500 personas
  • 18 de marzo de 2011: Inauguración de la sede técnica del Instituto Nacional de Silicosis, con ministra incluida
  • 24 de marzo de 2011: Inauguración del Área docente en presencia del Rector

Hace poco más de un año, Vd. y su grupo nos exigieron desde el primer día en esta Cámara fechas concretas de apertura del HUCA; y se las dimos. Tal vez recordando aquellas memorables efemérides de sus correligionarios, su Consejero de Sanidad ahora ya no tiene tanta prisa, cambió de opinión y se apresuró a manifestar en esta Cámara, literalmente, “les adelanto que no voy a comprometer ninguna fecha”. ¡Qué diferentes ven ahora las cosas los socialistas desde el Gobierno! ¿Verdad, Sr. Fernández?. Ayer creí entender que Vd. nos anunció la entrada en servicio para 2014.

 

Para demostrar el empeoramiento de la asistencia nos basta un botón de muestra: las Listas de Espera Quirúrgicas. El 18 de junio, al concluir la etapa del Gobierno de FORO, el periódico decano de la Prensa asturiana informaba así: “La espera quirúrgica baja un 9% en un año y se sitúa en 15.807 pacientes. La demora para operarse en un hospital público está en 55 días de media, diez por debajo del tiempo que había en mayo de 2011”. Dos meses después, el pasado 16 de setiembre, este era el titular de otra noticia bien distinta: “La demora media para operarse llega a 70 días y el listado de pacientes es de 16.399 personas, mil más de las que había antes del verano”. Además, el Gobierno de FORO había conseguido que durante seis meses seguidos, de diciembre a mayo de 2012, no hubiera ningún paciente esperando más de 180 días para ser operado. En tan solo dos meses de “normalidad” Vd. terminó con esta serie de buenos resultados inédita en España. Es una muestra suficiente para saber hacia dónde se encamina la calidad de la asistencia, y sin necesidad de que se anuncien los tan temidos recortes que PP y PSOE se arrojan mutuamente.

 

No quiero finalizar el repaso del área de Sanidad sin mencionar la amenaza de deterioro de las infraestructuras y el parque tecnológico, con ejemplos en los hospitales de Cangas del Narcea, de Jarrio y de Cabueñes, o en numerosos Centros de Salud repartidos por Asturias.

 

Educación

En el campo de la Educación la “normalidad” que trajo su Gobierno está provocando la incertidumbre y el desasosiego. Ha introducido una innecesaria carga dramática por no saber distinguir, a la hora de aplicar la austeridad, entre lo que es básico y esencial, y lo que es accesorio y complementario. Los elementos básicos y esenciales son dos: los alumnos y los profesores. Aquí es donde no se debe renunciar al esfuerzo de dotar adecuadamente a los centros: los recursos humanos son fundamentales, precisamente el ámbito en el que con más intensidad se hacen visibles los resultados de unos recortes libremente aplicados por su Gobierno.

 

Ha reducido significativamente la plantilla docente del Principado. Ha aumentado su permanencia en los centros dos horas semanales, sobrecargando su horario sin razón alguna. En su discurso ha dicho Vd. que revisarían la red de centros del Principado y que este mismo curso se iniciará la revisión correspondiente a Infantil y Primaria. El resultado es que ya han procedido a cerrar dos colegios (el de Santullano en Mieres y el centenario Colegio Público de Perlora en Carreño). ¿Es esta la revisión que le espera a otros colegios? En el resto de etapas dice Vd. que esperarán a tener legislación estatal. Pero mientras esperan, también han procedido a cerrar tres centros de profesores y recursos. ¿Es esta la revisión de la red de centros a la que Vd. alude en su discurso? Y lo ha hecho usted libremente. No puede apelar a obligaciones impuestas por el Gobierno central. Nada ni nadie le ha obligado a ello. Como tampoco nada ni nadie le ha obligado a paralizar la implantación del aprendizaje temprano del inglés a los niños de tres años. Lo ha hecho usted libremente. En un momento especialmente indicado para ofrecer a nuestros jóvenes unos programas formativos modernos que facilitasen su incorporación al mercado laboral, Vd. suspende la aplicación de los nuevos ciclos de FP, y ofrece como alternativa un estudio sin calendario de los contenidos de esas enseñanzas. ¿A esto se reduce su compromiso con unas enseñanzas a las que Vd. mismo prometió rescatar de su papel de “cenicienta” del sistema educativo? Su diligencia para cerrar centros contrasta con su indolencia para implantar la nueva FP. 

 

Lo mismo que la renuncia a la creación de nuevas plazas para los alumnos de 0-3 años, una etapa educativa en la que nuestra oferta escolar se encuentra a diez años de distancia de la media española. En todo esto básico y esencial ha decidido Vd. que se debía ahorrar. Y así lo ha hecho aunque todavía no sepamos a cuánto asciende ese ahorro. Al mismo tiempo ha decidido gastar en lo accesorio: más de dos millones en ayudas para material escolar, armarios electrificados y subvenciones a asociaciones de padres y madres. El equivalente a la contratación de más de cien profesores o a la reforma integral de al menos dos centros escolares cuyas instalaciones requieren actuaciones urgentes.

 

Función Pública

Pero esta “normalidad” en la sanidad y en la educación no es un fenómeno aislado. En Asturias, durante su mandato, también se convocaron con “normalidad” huelgas en el transporte, en la siderurgia, en la minería, en hostelería y en toda la función pública… Le repito: ¿En esto consiste la vuelta a la “normalidad”, la ausencia de bronca, la ausencia de lío? En su discurso de investidura dijo: “Mi Gobierno defenderá a los empleados públicos de quienes pretenden convertirlos en el chivo expiatorio de la crisis”. Pero, la verdad, es que, con sus hechos, Vd. está haciendo precisamente todo lo contrario. Les está recortando sus salarios mientras se resiste a recortar y reducir el excesivo peso de las empresas, fundaciones y demás estructuras del sector público tan claramente prescindibles y que tan gravosas nos resultan. Y le cito varios ejemplos. ¿Le parece razonable suprimir la paga de Navidad a los funcionarios que ya acumulan en tres años una pérdida de poder adquisitivo del 16% o más? ¿Por qué nombra indiscriminadamente Directores Generales que no reúnen la condición de funcionarios, convirtiendo la excepción en regla y encareciendo el coste del capítulo de Personal del Principado, al tiempo que suprime el complemento de Alto Cargo a los que son funcionarios en cumplimiento de la norma? ¿Qué sentido tiene volver a nombrar un nuevo Gerente con contrato de alta dirección para ZALIA cuyas tareas podrían desempañar los técnicos del Puerto de Gijón que gestionaron la ampliación del Musel y que, ahora, están disponibles para asumir un proyecto de mucha menor envergadura? ¿Es ésa la confianza que tiene usted en los empleados públicos? ¿Es esta también otra de sus líneas rojas que no va a traspasar?

 

Despilfarro público

En el gasto público innecesario, en el despilfarro y en el sector público ineficiente tiene Vd. mucho terreno para ajustar y para recortar, antes que meter la tijera en exclusiva a la sanidad, a la educación y a la función pública. La sangría del paro solo se arreglará con reformas estructurales valientes. Pero usted no está dispuesto a hacerlas con urgencia. Y no por casualidad. Usted como secretario general de la FSA en Asturias consiguió en sus tres mandatos anteriores la “normalidad” en su partido. Le concedo esto sin restricción alguna. Pero digamos la verdad ¿a qué precio? Pues, entre otros, al precio de la sumisión, del silencio cómplice con los despilfarros de sus compañeros en el Ejecutivo. Usted era el secretario general durante los años del despilfarro socialista. Mientras se producían los excesos en la concesión de subvenciones imposibles, en los sobrecostes injustificados en las obras públicas (grandes y pequeñas), en el descontrol del dinero público de los colegios… Vd. no dijo nada. Fue Vd. un político distraído o espectador silencioso, por ejemplo, del nombramiento de 67 puestos nombrados a dedo ahora anulados por el Tribunal Supremo, de la deuda de 250 M€ de ZALIA, SOGEPSA y GIJON AL NORTE, o de los 2,5 M€ de agujero de la Fundación Niemeyer que ahora quiere convertir en “una de las paredes maestras de la cultura de Asturias”. Procure, por favor, por el bien de Asturias y de Avilés que sus nuevas paredes sean de cristal. Por cierto, anunció Vd. en su discurso de investidura que “debemos hablar de sancionar a quien evite la rendición de cuentas”. Para dar ejemplo, empiece a cumplir su promesa por la Fundación Niemeyer que jamás rindió cuentas en plazo al Protectorado de Fundaciones de la Administración del Principado ni de los resultados ni de las subvenciones recibidas.

 

Cultura

No sorprende en su intervención la insignificante atención a la Cultura asturiana que mereció apenas 15 líneas de las 700 de su intervención. Digo que no sorprende porque los antecedentes -su programa electoral y su discurso de investidura- no presagiaban una línea política decidida para afrontar la difícil coyuntura en la que se encuentran las instituciones culturales asturianas y los propios creadores. Al contrario, los peores augurios se van confirmado con creces y de nuevo se pone de manifiesto un desprecio al valor de nuestra Cultura, que no dudo de calificar de irresponsable cuando se obvian los graves problemas que atenazan el presente de nuestras más importantes instituciones. Como ya le advertimos en su investidura Vd. margina lo que no sabe o lo que no quiere oír, pero la sociedad asturiana sí sabe cuál es su Cultura y cómo afrontar con ella y desde ella los retos de este tiempo, y por ello, en nombre de FORO, vuelvo a reclamarle una respuesta seria y un programa realista, si es que es usted capaz de articularlo sin sectarismo.

 

Agroganadería

En la vuelta a la “normalidad” en la Agroganadería “descuella la sostenibilidad del medio rural”, un eufemismo que suele ir dirigido a consolar a un sector básico de nuestra economía regional, como si no tuviera posibilidades de alcanzar la “rentabilidad” o la “modernización”. Sin embargo, creo que es el sector donde una política seria de cambio ofrece más posibilidades de desarrollo, de crecimiento y de generación de riqueza. En el último mes Asturias ha perdido a dos grandes hombres del campo asturiano. Me refiero a Román Suárez Blanco, presidente de la Caja Rural, y a Jesús Sáenz de Miera, presidente de la Central Lechera. Ellos creían en nuestros agricultores y en nuestros ganaderos, y promovieron reformas estructurales profundas en la financiación agraria y en el sector productor y transformador de leche, respectivamente, a través de la palanca del movimiento cooperativo. Ellos nos enseñaron el camino y ante nuestros ojos tenemos sus obras. Unas obras que debe completar el Principado con la reforma del sector productor de carne, cuya capacidad para crecer requiere dos cosas: una nueva estructura que agrupe la oferta y defienda los precios de nuestros criadores de ganado, y una nueva estructura transformadora que supere el minifundio de una red de mataderos insostenible, capaz de garantizar la calidad de nuestras exportaciones y la dimensión para ser rentable y competitiva.  

 

Financiación del Presupuesto

Ayer Vd. nos anunció que la semana que viene tendrá resuelto con retraso el tercero de sus grandes compromisos: “la composición y las condiciones de financiación de los 423 M€ comprometidos” La actividad económica del Principado se está resintiendo severamente. Sr. Presidente: con su actitud displicente llevamos demasiados meses perdidos. La situación financiera no mejora en absoluto; todo lo contrario: empeora. De los 423 millones que necesita el Principado, el Fondo de rescate autonómico solo contempla 200 para Asturias. Echó Vd. la culpa al Gobierno de Rajoy de su fracaso en negociar con los bancos. Es Vd. mismo el que alega que la indefinición del Fondo de rescate autonómico le impide la negociación con los bancos. Esa es su excusa, correcto. Pero, además de quejarse, ¿qué más va a hacer Vd. para no perder más tiempo? Sin el crédito no es posible financiar, por ejemplo, la inversión en infraestructuras, en cuyo detalle no me permite el tiempo entrar hoy. La financiación que hace un año era posible y que ustedes junto con el PP boicotearon en enero al devolver el proyecto de PGP 2012, ahora es mucho más difícil. No podemos perder más tiempo, Sr. Fernández. Ya llegamos casi a los cien mil parados. Somos la comunidad en la que más está aumentando el desempleo. Esa debería ser nuestra prioridad número uno. Esa es mi prioridad número uno. ¿Es la suya? No lo creo. Y si lo es ¿Qué está haciendo usted al respecto, además de cancelar el Salario Joven que puso en marcha FORO sin tener siquiera un plan alternativo o de impulsar el Plan Renove de Electrodomésticos?

 

Austeridad ejemplar

Señorías, el tiempo me obliga a ir concluyendo sin haber podido referirme a algunas otras cuestiones del estado de Asturias no menos importantes. Sr Presidente: no olvide que para pedir sacrificios a los demás es muy importante empezar por dar ejemplo uno mismo. El grupo de FORO quiere hacerlo. También este parlamento puede y debe dar ejemplo antes de pedir a otros que acepten los recortes. El Estatuto de Autonomía permite en su artículo 25.2 reducir por Ley a 35 el número de diputados de esta Junta General, 10 menos que ahora, del mismo modo que ya propusimos la reducción de 50 parlamentarios en el número de senadores y en el de diputados al Congreso. Una de nuestras Resoluciones será para poner en marcha esta iniciativa. Así mismo, en lugar de limitar la Sindicatura de Cuentas cuya función de control de cuentas ahora más que nunca nos parece esencial, también plantearemos en otras Resoluciones la supresión de la Procuraduría General que consideramos un órgano prescindible y la simplificación al máximo del Consejo Consultivo.

 

Falta de programa y de estabilidad

Pienso que cuatro meses han bastado para demostrar que estamos en el camino de regreso a una “normalidad” política, social y económica que caracterizó la mayoría de 29 años de nuestra autonomía y que condujo a Asturias a la decadencia. Su Gobierno, Señor Presidente, sigue hoy sin presentar, porque no lo tiene, un programa conocido para Asturias y no cuenta una mayoría estable basada en ese programa para asegurar su cumplimiento. ¿Vd. confía en seguir así los tres años de la legislatura y, al tiempo, ser el motor que impulse la reactivación regional? Mal camino. Para defender el interés general de los ciudadanos no es lo mismo ser el Presidente del Gobierno del Principado que estar en la Presidencia del Principado. Para ser, hay que hacer y Vd. hace bien poco para marcar un nuevo rumbo de cambio en Asturias. Para estar, basta con atornillarse al sillón y dejar pasar las hojas del calendario que es lo que Vd. está intentando día a día. Pero Asturias no saldrá de su decadencia con un programa basado en el regreso a la “normalidad” del continuismo con la etapa anterior de su partido, porque el que no cambia de camino no puede aspirar a cambiar de destino.

 

Reflexión final

El debate de hoy le ofrece tres vías para intentar enderezar el rumbo político asturiano y ayudar a enderezar el español. Una, la que le ofrecen los que le aplauden su actitud condescendiente y seguidista con la política regresiva, insolidaria y procíclica del Gobierno del Partido Popular en Madrid. Otra, la que le empuja a la continuidad de una política fracasada, el gasto por el gasto, que nos hundirá aún más en la decadencia.

 

FORO le tiende la mano para impulsar la tercera vía reformista y de cambio, que rompa con el largo pasado de Asturias, que tenga como punto de encuentro la prioridad real sobre el mantenimiento de los servicios esenciales y el fomento del empleo basado en la economía competitiva.

 

Puede elegir pensando en Vd. y en su partido, o pensando en Asturias y en los asturianos. En FORO hace nueve meses resolvimos este dilema sin la menor vacilación. Por eso hoy puede Vd. elegir entre ser Presidente del Principado o estar en la Presidencia del Principado. Si Vd. sigue este último camino no cuente con FORO para apuntalar su minoría, porque estamos convencidos de que pasaremos en poco tiempo de su Teatro de los Sueños al Teatro de las Pesadillas de todos los asturianos.

 

Muchas gracias.

Juntas Locales

Agenda
Agenda Cascos
Más Asturias 2014 Más Asturias 2014 Más Asturias 2013 Más Asturias 2012 Gobernanza a Tres Turnos Rebeldes con Causa Salir a Flote
El Hormiguero. Último número
Búsqueda Avanzada


C/ Pepe Cosmen Nº 1. 33001 Oviedo.
985202745. Fax 985223554.
http://www.foroasturias.es · sederegional@foroasturias.es
Aviso Legal
Contacto