Foro Asturias en Facebook Foro Asturias en Twitter Foro Asturias en Google Plus
Foro Asturias en Youtube Foro Asturias en Flickr Foro Asturias RSS

14/11/2011
Discurso en el acto público celebrado en el recinto de la FIDMA de Gijón

 

Gijón, 14 de noviembre de 2011

 

Amigas y amigos:

 

Desde hace seis meses Gijón es el mejor símbolo de la movilización cívica capitaneada por Carmen Moriyón que los asturianos decidieron poner en marcha para cambiar el rumbo de nuestra tierra. Por eso, quiero comenzar reiterándoos a los gijoneses el agradecimiento por vuestra confianza en FORO para abrir democráticamente de par en par las puertas a la gran transformación que necesitaba una Asturias marginada; para poner fin al olvido y a la discriminación de nuestro país que nos ha conducido a la peor situación de todas las Comunidades Autónomas españolas

 

Si difícil resultó para una fuerza política de reciente creación enfrentarse con éxito a la pasada campaña municipal y autonómica, el reto de poner en marcha el programa de cambio de FORO en los gobiernos municipales y regional es aún más exigente. Superar las resistencias de las superestructuras de unas administraciones construidas con vocación de eternidad requiere mucho esfuerzo, bastante tiempo y tenacidad a prueba de bomba. En el Ayuntamiento de Gijón fueron 32 años sin cambio alguno de mayorías. En el Principado fueron 28 años. No pueden sorprendernos las dificultades. Como tampoco es una sorpresa para nadie la confirmación de la continuidad de la entente cordial del PP con el PSOE a nivel regional y a nivel municipal, con muy pocas excepciones.

 

Como todo esto no era lo habitual en Asturias, los reaccionarios se dedican a cuestionar la legitimidad del gobierno para decidir los cambios porque desean desesperadamente la continuidad. Pero no os canséis de repetir lo obvio: los asturianos que nos han elegido lo han hecho para que cambiemos en Asturias lo que no gustaba ni convenía a la mayoría, no para dejarla como la encontramos, con nuestro crecimiento estancado, con altísimas tasas de paro más acentuadas entre los jóvenes, en imparable proceso de deterioro de nuestros niveles de bienestar, con unos niveles de corrupción desconocidos, y con un gran pesimismo inundando  los hogares de todos los asturianos, especialmente de los más humildes.

 

Es evidente que votar en Asturias al PP o al PSOE es también frenar el cambio que comenzó el 22 de mayo, como en la Junta General del Principado estamos comprobando todos los días porque el PSOE y el PP quieren que en Asturias todo siga igual para seguir repartiéndose cómodamente el pastel. Y en Asturias casi todo tiene que cambiar, a pesar de lo que intentan los poderes reaccionarios con algunas pseudo-encuestas, porque la comedia de las pseudo-encuestas sigue; no les ha bastado el ridículo papel que jugaron el pasado mes de mayo, y los medios cómplices del bipartidismo las encargan como trajes a la medida de sus intereses. Hicieron el ridículo en mayo, y lo volverán a hacer el domingo. Confunden el deseo con la realidad, el “momio” con la verdad, el interés particular de sus negocios con la voluntad soberana de los ciudadanos.

 

A FORO los resultados de las pseudo-encuestas nos traen buena suerte. No somos supersticiosos, sino que sabemos analizar hasta dónde llega la falacia, sustentada en la que llaman “macroencuesta” -400 asturianos o vaya Vd a saber si solo 40, o 4- y que es una foto oscura, imprecisa, interesada y reiterativamente manipulada. La encuesta encargada por “La Nueva España”, órgano oficial del enquistado bipartidismo, dice que ha vuelto a llamar por teléfono a unos cuantos asturianos. Son los mismos a los que llamó en 2000 o en 2011 y que siempre aciertan en un dato: en equivocarse con nosotros. Y de ahí se deducen aberraciones o insultos a la inteligencia como “los asturianos opinan”, “los asturianos aplauden”, “los asturianos rechazan”, “los asturianos dudan”. La verdad es que produciría risa, si  no produjese pena por la falta de respeto a la soberanía del pueblo asturiano.

 

Porque de la opinión de esos “400 de la fama”, acaso ingenuos transeúntes o quizá deliberados cómplices, los enemigos de la confianza social y los asilvestrados dinamitadores del  Estado del Bienestar anuncian hoy que la Sanidad y la Educación, en Asturias, reciben por primera vez un suspenso. Y aunque ese suspenso no se refiere, o no se refiere exclusivamente, al corto período de gobierno de FORO, sino a las anteriores legislaturas del PSOE y de Izquierda Unida, yo voy a romper una lanza por todos ellos, por los actuales gobernantes y por los anteriores, porque es indecente, es repugnante encender la llama de la desconfianza y avivarla con mentiras y con falsedades. El PP, el PSOE y su socio mediático “La Nueva España” juegan suciamente con las jubilaciones, con las prestaciones sociales, con el terrorismo o con la seguridad ciudadana y ahora, desde la desesperación, esos falsos profetas de la independencia subvencionada, blandiendo el juego nada azaroso que son las pseudo-encuestas, se ponen al servicio de la ficción de una Asturias despreciada por los profesionales de la educación y marginada por los profesionales de la salud. Suspender, aunque sea en el laboratorio de las manipulaciones demoscópicas, la sanidad y la educación asturiana, como hace hoy ‘La Nueva España’, en plena campaña electoral, no solo es un insulto a la inteligencia de los asturianos sino que es una actuación sencillamente inicua de sus autores. 

 

Nosotros, en interés de la mayoría de los asturianos vamos a seguir impulsando cambios profundos que resultan positivos para la mayoría, aunque a este pequeño grupo de depredadores del presupuesto público y de instalados en las viejas poltronas les suponga el final de sus pingües rentas y de sus cómodas ventajas. Es lo que prometimos en nuestro programa y es lo que vamos a seguir haciendo. Y los gobiernos de FORO lo estamos haciendo con paso firme y con prudencia. Los resultados de una buena política no son como los fuegos de artificio en los que se prende la mecha y salen los cohetes y los voladores y el público aplaude. Los resultados de una buena política son como las semillas que primero exigen arar el terreno y abonarlo, luego se entierran, después germinan y afloran, y finalmente dan el fruto. Pero para completar nuestro compromiso de cambio en Asturias son fundamentales las elecciones generales del próximo domingo. Nuestros principales problemas solo se podrán resolver si el nuevo Gobierno que salga de las urnas se compromete a dar solución a nuestros problemas.

 

Los asturianos tenemos problemas singulares:

 

-Asturias es la única Comunidad Autónoma española con la población estancada en los últimos 10 años.

-Asturias tiene también la tasa de actividad más baja de toda España, 51,72 % (los que trabajan o buscan trabajo, en España 60,11%)

-Asturias tuvo en los últimos 10 años el segundo menor crecimiento del PIB/hab de toda España

-Por todo eso. La cifra de ochenta y cinco mil parados en Asturias es especialmente dramática.

 

Los asturianos, por lo tanto, tenemos muchas razones para estar más preocupados que nadie con las decisiones que adopte el nuevo Gobierno para corregir nuestra discriminatoria situación. Tenemos poderosas razones para ir el domingo a las urnas pensando en la utilidad del voto para los asturianos, un voto comprometido, antes que en el voto útil a un determinado partido, un voto vacío de compromisos. Cuando las campañas se reducen a concursos de promesas evanescentes, a grandes espectáculos de imagen y sonido, a operaciones masivas de marketing, en la noche de las elecciones se suelen cosechar buenos resultados, pero en los mil días siguientes los problemas lejos de resolverse se agravan y las soluciones que esperaban los ciudadanos se alejan irremediablemente, como ocurrió en 2008. El fracaso de 2008, el de la campaña “Por el pleno empleo” de Zapatero y de Rubalcaba, fue el fracaso del voto útil sin contenidos ni compromisos -útil para el PSOE e inútil para los españoles- frente a lo que deberían de ser las campañas basadas la utilidad del voto, protagonizadas por programas y personas de fiar.

 

Por eso reitero un día más, aquí en Gijón, la necesidad de pensar y de decidir en función antes del 20 de noviembre sobre lo que va a suceder en los mil días siguientes, si el nuevo Gobierno –con o sin mayoría absoluta- no conoce los problemas de Asturias, o no tiene en cuenta Asturias o no compromete soluciones concretas para superar nuestra particular y singular situación de crisis, o las tres cosas a la vez. Asturias no puede seguir siendo la gran olvidada y la gran marginada de las tierras de España. Los asturianos tenemos ahora una gran oportunidad histórica. El domingo tenemos la gran posibilidad de utilizar el arma más potente de la democracia, el voto libre y secreto, para asegurar con nuestra voz y con nuestros votos la respuesta del gobierno de España a nuestros problemas. Asturias necesita la herramienta imprescindible para asegurar esa garantía que no es otra que un Grupo Parlamentario de FORO que defienda todos los días nuestros intereses, para que el cambio no se detenga en los túneles del Negrón y de la Variante de Pajares, pase por encima de los Picos de Europa y dé respuesta a las necesidades de los asturianos.

Leyendo sus programas y oyendo estos días en Asturias a los candidatos nacionales del PP y del PSOE, ningún asturiano puede tener una esperanza de cambio en nuestra situación de olvido y de marginalidad.

 

Hablan a los asturianos como antiguamente hablaban los gobernantes de la metrópoli a sus súbditos de las colonias. Es una vieja historia que se repite en las estructuras que sucumben a la ceguera de la distancia. En el siglo XVIII, a los españoles de ultramar se les llamaba despectivamente criollos, estaban desplazados de los principales cargos políticos y eclesiásticos a favor de los nacidos en España y se les desoía enviándoles virreyes, a pesar de sus demostraciones de amor y de lealtad a la madre patria. De esta forma, por la ceguera de la metrópoli, comenzaron a fortalecer una nueva identidad, hecho determinante en el estallido del movimiento insurgente de los hijos de españoles nacidos en América,  y se consumó la independencia. Aquel modelo de virreinatos ultramarinos consiguió al otro lado del Atlántico, transformar a un soldado leal que luchó en España contra Napoleón, como José San Martín, en un libertador a la fuerza, o a este lado del Atlántico, convertir a un estudiante formado en la Universidad de Oviedo, como el liberal Rafael del Riego, en un sublevado contra la lucha colonial.

 

Hoy está Rajoy en Asturias y cuentan las crónicas de campaña que estos días habla como si ya se sintiera presidente del Gobierno. Desde Gijón le invitamos cordialmente a venir personalmente a Asturias cuantas veces quiera acercarse a conocer mejor a este país y a sus paisanos, y cuantas más veces lo haga, mucho mejor para Asturias. Pero como candidato a presidente del Gobierno de España tenemos derecho a exigirle que, además de repetir cansinamente sus promesas sobre la reforma del mercado laboral o con el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones, se comprometa:

 

-A cancelar el aislamiento de Asturias con el resto de España, que constituye un freno para nuestro desarrollo, porque la Autovía del Cantábrico va muy retrasada por Oriente en Llanes y por Occidente en Artedo, Otur y Tapia, porque la Autovía del Suroccidente interior está paralizada en Cornellana, porque la línea de Alta Velocidad ferroviaria Asturias-Madrid con los dos grandes túneles de la Variante de Pajares perforados no tiene vías, ni señalización, ni catenaria, y el gobierno del que él también formó parte hasta 2004 la había planeado para ser construida en ancho internacional

 

-A ratificar los Fondos Mineros pendientes que los socialistas dejaron sin realizar, evitando que los convenios caduquen, y las comarcas mineras de Asturias reciban los 800 millones de euros, mientras se mantiene la amenaza de cierre de nuestros pozos en 2018.

-A diseñar una política energética e industrial para España que ponga fin a la actual desprotección del sector naval con respecto de nuestros competidores europeos, y que permita a nuestras grandes industrias metalúrgicas como ARCELOR, ALCOA o AZSA reducir sus costes eléctricos para ser competitivas

 

-A defender los intereses de la ganadería de la Cornisa Cantábrica, que está seriamente amenazada por la Política Agraria Comunitaria con la desaparición de las cuotas lácteas y la reducción de las ayudas al ganado de montaña.

 

-A contemplar nuevos horizontes y caladeros a nuestra flota pesquera que se reduce de manera imparable.

 

-A suscribir los compromisos de aportación estatal para financiar las atenciones de las dependencias

 

-A respetar nuestros archivos históricos que se están desgajando del Archivo Nacional en Salamanca y que el Gobierno está trasladando a Cataluña.

 

Todo esto es lo que los asturianos esperamos escuchar en el discurso de Rajoy como candidato a la presidencia del Gobierno de España, para decidir responsablemente lo que más nos conviene a los asturianos. Porque todos estos interrogantes encierran razones objetivas de por qué a los asturianos no nos basta con un cambio en la política general de España el día 20 de noviembre si durante los próximos cuatro el nuevo Gobierno sigue olvidándose de Asturias y sigue decidiendo de espaldas a nuestros problemas.

Es un hecho que en esta campaña estamos comprobando con preocupación creciente que los altos dirigentes socialistas y populares, que ni conocen a Asturias ni les importan un comino nuestros problemas singulares, pasan por aquí diciendo que votar a sus eventuales empleados es bueno para España; han venido a pedir, a mendigar y también a amenazar sutilmente con la monserga de que “fuera de nosotros (del PSOE y del PP) no hay salvación”, y mucho cuidado con salirse del carril o de las veredas que se indican y se imponen desde las madrileñas calles de Ferraz o Génova, porque la venganza puede ser digna del Apocalipsis.

 

Naturalmente, sus delegados y delegadas no suelen hacer otra cosa que decir sí a todo, que besar el dedo que les designó y, en un gesto de humillación tan infantil como servil, dar las gracias a sus benefactores personales y prometerles sumisión y voto de obediencia ciega. ¿Cree algún asturiano que van a ser estos hipotéticos diputados y senadores por Asturias, socialistas y populares, quienes defiendan los intereses de esta tierra ante la dadivosa mano que les garantizó una oportunidad de cuatro años de poltrona?. ¿Algún asturiano preocupado por nuestro olvido cree que le van a decir al presidente del gobierno de España, sea quien sea, o al líder de la oposición, que Asturias está discriminada injustamente, que nos han acorralado, que estamos siendo víctimas de una política desequilibrada que prima a los nacionalismos chantajistas y que ignora la histórica lealtad y la limpieza democrática de los asturianos? ¿A algún asturiano le cabe en la cabeza que estos modernos “enchufados” de la metrópoli tendrán alguna fuerza, física, intelectual o moral, para dar un puñetazo desde su escaño de las Cortes Generales? A estas preguntas es fácil responder: la respuesta está en los hechos, en la reiterada duplicación oportunista de la personalidad que lleva a decir una cosa en Asturias y otra cosa en Madrid. Y puesto que los que deciden son los de Madrid, lo pregonado y comprometido aquí se queda en balas de fogueo, en agua de borrajas, en mentirijillas para hacer “gracietas” en los fines de semana…  Yo, como vosotros, esto lo tengo muy claro. Y además lo he vivido y sufrido en primera línea y de primera mano, y no me resigno a sufrir nuevos desaires y desprecios hacia mi tierra.

 

Precisamente por eso, en FORO queremos recuperar el orgullo de ser y de sentirnos asturianos y nos rebelamos contra esa política del sucursalismo impulsada por las dos grandes formaciones políticas, nos rebelamos contra esas oficinas metropolitanas del bipartidismo impuesto por la propaganda del voto útil que considera a los asturianos como puros e ingenuos clientes a quienes se les azuza con una oleada de marketing catastrofista: “o nosotros, o el diluvio universal”.

 

Invitemos estos días decisivos a los asturianos a consultar los programas del PP y del PSOE. No encontrarán un solo compromiso con nuestra despoblación, con nuestras infraestructuras, con nuestra industria metalúrgica, con nuestro sector naval, que son cuestiones básicas para garantizar la competitividad del tejido productivo y del empleo asturiano, con los fondos mineros fundamentales para reactivar las comarcas mineras, con la defensa de la ganadería de la cornisa cantábrica ante la nueva PAC, con la defensa de nuestro sector pesquero, con la recuperación de nuestros archivos y de nuestra cultura. Los que amamos nuestra tierra y nos rebelamos contra nuestra marginación tampoco podemos apoyar programas que nos ignoren ni discursos vacíos que solo hablen del voto útil para tapar el desconocimiento de los problemas de las personas que vivimos en Asturias. Por eso no podemos hacer caso ni dar crédito a los ilustres representantes de la metrópoli que vienen a Asturias y no pronuncian una sola palabra de compromiso para resolver los problemas de nuestras comunicaciones, de nuestra industria, de nuestra minería,  de nuestra agroganadería, de nuestra pesca o de nuestra cultura.

 

Desde FORO nos identificamos con la sociedad asturiana sensata que percibe que llueve sobre mojado, y nos sentimos obligados a avisar que, como dicen los clásicos, si nos engañaron una vez, la culpa es de ellos, pero si nos engañan por segunda, por tercera, por enésima vez, y pretenden seguir haciéndolo mediante la misma alquimia demagógica,…la culpa es nuestra: de todos y de cada uno de los asturianos que sufrimos los olvidos y las marginaciones.

 

En FORO creemos en la buena fe, en el trabajo a tres turnos, en la proximidad con la gente, en la honestidad y en la decencia en el desempeño de las responsabilidades públicas. Y, al final, son valores que terminan por brillar por muchos intentos de mordaza y de manipulación que se ejerzan. Queremos que Asturias tenga el protagonismo que le corresponde para contribuir con nuestro esfuerzo a hacer una España mejor.

 

Desde FORO invitamos a todos los asturianos a pensar en su país a la hora de votar el próximo día 20 de noviembre, para evitar que se repita el fracaso de estos años y evitar que Asturias continúe olvidada, marginada y discriminada por el gobierno que salga de las urnas. Tenemos una oportunidad histórica de elegir un grupo parlamentario asturiano en el Congreso y en el Senado. Invitamos a los asturianos a someter a un profundo examen los compromisos de cada uno, para demostrar con datos y con hechos que solo el Grupo Parlamentario de FORO, con su voz y con sus votos, puede asegurar  que en el Congreso y en el Senado durante los próximos cuatro años se reclamarán soluciones y se exigirán al Gobierno, cada día,  respuestas a nuestros problemas como es el caso de los asuntos vitales para sacar a nuestra región de la crisis.

 

Un Grupo Parlamentario formado por este gran equipo innovador compuesto por candidatos y candidatas pletóricos con el que vamos a promover la recuperación de nuestra querida tierra mediante una política nueva, protagonizada por ciudadanos comprometidos que acceden a la política con vocación de servicio, en contraposición a los que aspiran a convertir en oficio la vida pública. Son personas de fiar, como demuestran sus trayectorias profesionales, laborales, deportivas, empresariales y reflejan fielmente nuestra vocación de representación de la sociedad, que es una garantía previa de buena salud democrática, y aportan ideas y energías renovadoras, que son el mejor revulsivo contra la tendencia al inmovilismo y al parasitismo que esterilizan a los partidos, y frenan el progreso de la sociedad.

 

Queremos sentirnos orgullosos de ser asturianos para demostrar una vez más nuestra solidaridad y nuestra identidad como parte integrante de una España mejor, y le decimos a todos nuestros paisanos que el Grupo Parlamentario de FORO es la única herramienta política que va a permitir a Asturias poner fin al olvido, al aislamiento y a la marginación del Gobierno de España.

 

El próximo domingo 20 de noviembre, igual que hicimos el pasado 22 de mayo, a los asturianos no nos basta taparnos la nariz y votar contra Zapatero, Rubalcaba y contra el PSOE. No nos basta. Los asturianos tenemos que dar una nueva señal a toda España para que sepan todos los españoles que en Asturias tenemos problemas muy graves, problemas muy concretos, problemas muy singulares. Con el grupo parlamentario de FORO podemos asegurar que el desprecio, el olvido, la marginación y la discriminación histórica que hemos sufrido por parte del Gobierno de España en estos años se va a acabar, porque los asturianos

 

-no nos resignamos,

-estamos en pie,

-vamos a luchar democráticamente por la solución a nuestras necesidades

-y vamos a llenar las urnas con las papeletas que comienzan

 -por la F de fuerza, para volver a trabajar a tres turnos

-por la F de fiar, que llevan nuestros candidatos en sus genes políticos

-por la F del futuro, que queremos dejar a nuestros hijos

Por la F de FORO que es la que garantiza a todos los asturianos la mejor España, porque es la F de Fidelidad a Asturias y la de Fidelidad a los asturianos.

Muchas gracias.

Juntas Locales

Agenda
Agenda Cascos
Más Asturias 2014 Más Asturias 2014 Más Asturias 2013 Más Asturias 2012 Gobernanza a Tres Turnos Rebeldes con Causa Salir a Flote
El Hormiguero. Último número
Búsqueda Avanzada


C/ Pepe Cosmen Nº 1. 33001 Oviedo.
985202745. Fax 985223554.
http://www.foroasturias.es · sederegional@foroasturias.es
Aviso Legal
Contacto