Foro Asturias en Facebook Foro Asturias en Twitter Foro Asturias en Google Plus
Foro Asturias en Youtube Foro Asturias en Flickr Foro Asturias RSS

19/09/2011
Discurso en el Acto de inauguración del VII Congreso Mundial de Bioética

Gijón, 19 de septiembre de 2011

 

Excelentísimas autoridades:

Señoras y Señores:

 

Bienvenidos al Principado de Asturias. Bienvenidos a España.

 

Después de escuchar a la Dª Potter, sería una impertinencia que no me perdonarían Vds. intentar decirles algo relevante que resulte de interés en el campo de la Bioética. Por eso, lo que procede en estos casos es, además de la bienvenida, dirigirles unas breves palabras de presentación del Principado de Asturias que acoge este VII Congreso Mundial.

 

El Principado de Asturias, con apenas 10.000 kilómetros cuadrados de extensión y poco más de un millón de habitantes, es un país en el pleno sentido de la palabra: un territorio bien definido, un pueblo abierto asentado en él desde los umbrales de la historia, y un proyecto colectivo de sociedad plural orgullosamente asumido y defendido por la inmensa mayoría de los asturianos.

 

Tal vez sea la cultura propia nuestro rasgo característico más estable y mejor definido. Hace por lo menos quince mil años que a nuestros antepasados magdalenienses, cuando la Península Ibérica apenas contaba con cincuenta mil seres, les corresponde el mérito de ser pioneros en el desarrollo del arte parietal dentro de una región artística que denominan los historiadores aquitano-cantábrica, con exponentes supremos en las cuevas prehistóricas de Candamo, de Tito Bustillo, de El Castillo o de Altamira, por citar los más conocidos de las Asturias de Oviedo y las Asturias de Santillana, según la terminología bajomedieval.

 

Los orígenes del Reino de Asturias ofrecen una nueva oportunidad, por partida doble, de demostrar la capacidad de innovación del pueblo asturiano. De una parte, en una aparente “paradoja histórica” el legitimismo astur propició la restauración de la monarquía hispánica en el siglo VIII y, con ello, el germen de la idea unitaria de Hispania, clave de la fundación de la nación española, mientras Carlomagno incorporaba a su Imperio la denominada Marca Hispánica, poniendo así, en ambos frentes, coto al expansionismo musulmán.

 

De otra, el genio creador en el terreno cultural quedó reflejado en las joyas arquitectónicas del arte asturiano prerrománico, sin precedentes ni comparación en ningún otro territorio peninsular.

 

Aquí, como en todas partes, la tierra y el paisaje han forjado decisivamente el alma del pueblo asturiano.  Asturias es el país de los valles. Ortega y Gasset, el gran pensador español, señalaba que “cada uno de estos valles es toda Asturias y Asturias es la suma de todos esos valles”. Por eso, Asturias es esencialmente plural desde su nombre mismo; sus bables son mucho más que variantes locales de una lengua propia de los asturianos; y la sidra, su bebida típica, es distinta en cada lagar. Pero del mismo modo que los valles tienen puestos sus límites por las montañas, así también el hombre de los valles, el asturiano, “no aspira a dominar a otros, pero quiere el dominio pleno de su territorio”, como nos explicó Valentín Andrés. Por eso, no es casualidad que este pueblo encerrado en sí mismo por la naturaleza, sólo se proyecte colectivamente hacia fuera de sus fronteras cuando le obliga la necesidad.

 

Así, alza a los puertos de las montañas -a las brañas o veranas- cuando el pasto del valle no le da sustento suficiente. Así, es el mar Cantábrico su salida natural al mundo, unas veces para buscar ayuda en Gran Bretaña frente al invasor napoleónico y otras para poner rumbo a América en busca de nuevos horizontes. Méjico, Cuba o Argentina son testigos del magnetismo de este pueblo que mantiene vivos los vínculos espirituales del país con sus hijos más lejanos.

 

He aquí la raíz del principal problema de Asturias: el orgulloso ensimismamiento con el que los asturianos nos hemos adaptado resignadamente a la ancestral incomunicación del país. He aquí la importancia vital de cuantas iniciativas contribuyan a corregir ese secular defecto que atenaza al Principado. Una de ellas, los premios que llevan el nombre del heredero de la Corona, el Príncipe de Asturias. Otra, un Congreso Mundial como este que atrae a Asturias a los más prestigiosos expertos en el campo de la Bioética para tratar de los avances en uno de los campos más representativos de la capacidad humana de investigación. Asturias se siente muy orgullosa de sus grandes investigadores en el campo de la medicina, como fueron el Premio Nobel, Severo Ochoa, y el profesor Francisco Grande Covián.

 

Estoy convencido de que la presencia de todos ustedes en Asturias y los trabajos que están desarrollando estos días contribuirán a impulsar el desarrollo de la Bioética, con la mirada puesta en un mundo mejor para todos sus habitantes. Por todo ello, les agradezco muy sinceramente su presencia en España y en Asturias para asistir al VII Congreso Mundial de Bioética que queda oficialmente inaugurado.

 

Juntas Locales

Agenda
Agenda Cascos
Más Asturias 2014 Más Asturias 2014 Más Asturias 2013 Más Asturias 2012 Gobernanza a Tres Turnos Rebeldes con Causa Salir a Flote
El Hormiguero. Último número
Búsqueda Avanzada


C/ Pepe Cosmen Nº 1. 33001 Oviedo.
985202745. Fax 985223554.
http://www.foroasturias.es · sederegional@foroasturias.es
Aviso Legal
Contacto