Foro Asturias en Facebook Foro Asturias en Twitter Foro Asturias en Google Plus
Foro Asturias en Youtube Foro Asturias en Flickr Foro Asturias RSS

26/09/2015
Discurso de Francisco Álvarez-Cascos en la Convención de FORO de septiembre de 2015

Queridas amigas y amigos:

Bienvenidas todas las afiliadas, a todos los afiliados, a todos nuestros simpatizantes asistentes a nuestra Convención. A quienes habéis acudido a la convocatoria para asistir personalmente muchas gracias por vuestra asistencia, y muchas gracias por anticipado a cuantos nos han comunicado su imposibilidad de estar presentes hoy aquí y están pendientes de nuestros mensajes para extenderlos rápidamente en sus territorios.

En FORO, como en otras fuerzas políticas, las Convenciones no son órganos decisorios sino que son reuniones de convocatoria amplia cuya finalidad es reafirmar y renovar nuestros mensajes para todos podamos compartirlos y difundirlos. Si esta tarea de fortalecer los mensajes siempre es importante en cualquier organización, lo es más en los partidos políticos que, como reza el artículo 6 de nuestra Constitución, expresamos “el pluralismo político”, concurrimos “a la formación y manifestación de la voluntad popular” y somos “instrumento fundamental para la participación política”.

He querido recordar este mandato constitucional al comienzo de mi intervención porque en él se fundamente la existencia misma de FORO. A veces en nuestras reflexiones nos preguntamos a nosotros mismos, o nos preguntan los amigos en cualquier conversación ¿por qué nació, creció y arraigó tan rápidamente FORO en 2011? Cada día que pasa, la respuesta es más evidente. No voy a recordar los detalles de la Asturias de 2011. El porqué del nacimiento de FORO lo resumo sencillamente afirmando que entonces el viejo sistema de partidos de la transición no respondía al mandato constitucional:

-      Ni reflejaba el pluralismo político de la sociedad asturiana

-      Ni representaba fielmente la voluntad popular de los asturianos

-      Ni constituía un cauce adecuado para la participación política de los ciudadanos

Hoy, casi cuatro años y medio después, vivimos un momento muy difícil. Y no me refiero a FORO, que por supuesto tiene que remontar una situación difícil, sino que me refiero a la situación de Asturias y de los asturianos, que es la que verdaderamente importa, o la que debería de importarnos porque, para quienes formamos parte de FORO, los ciudadanos en su conjunto son mucho más importantes que sus representantes políticos en uno u otro partido.

Ya sé que no todo el mundo piensa igual, y que mucha gente prefiere mirarse al ombligo que desplegar la vista en derredor de cada uno. Nosotros nacimos con la vista puesta en Asturias y los asturianos; con la preocupación por la decadencia de Asturias; y con el compromiso de aportar soluciones para su resurgimiento. La decadencia de Asturias, descripción que tanto molesta a los instalados de los partidos del viejo sistema, no es una opinión subjetiva o partidista. Es el retrato objetivo de la difícil situación a la que llevaron a Asturias los gobiernos socialistas de  Areces y de Javier Fernández desde Oviedo, con el apoyo tácito o expreso del PP asturiano, y los gobiernos de Zapatero y de Rajoy desde Madrid en perfecta alternancia en la marginación y el olvido.

Es una situación dibujada, año tras año, por los principales indicadores generales de población, crecimiento y empleo, y por los índices de actividad económica desagregada de  cada sector. Es un retrato de un proceso continuo y profundo de decadencia cuyos rasgos básicos son las líneas que reflejan la divergencia o alejamiento creciente de Asturias con el resto de España que trazan los datos del  INE (Instituto Nacional de Estadística) y del Paro Registrado.

En Asturias se concentran y se acumulan los impactos negativos en casi todos los sectores de las políticas clientelares y fracasadas de Areces y Fernández, y se acumulan a los efectos perversos de las políticas discriminatorias e insolidarias de Zapatero y de Rajoy. Desde la financiación autonómica que recibe el Principado al reparto de las inversiones de los presupuestos para las obras públicas. Desde las ayudas a nuestra ganadería de carne y de leche hasta los repartos de las cuotas pesqueras. Desde la minería pública y privada del carbón abocada a planes de cierre, a la industria penalizada en sus estructuras básicas de costes fundamentales para ganar competitividad nacional e internacional. Desde las mayores caídas de ventas en el sector comercio a nuestro sector turístico que sobrevive sin apoyos ni promoción adecuada, a base de bajar los precios por debajo del umbral de rentabilidad. Es el retrato implacable de nuestra decadencia. O se produce un cambio de camino o no será posible el cambio de destino para promover el resurgimiento de Asturias.

Este  fue el convencimiento de quienes en 2011 nos rebelamos contra la  decadencia de nuestro país, contra la marginación de los gobiernos que nos ignoran y nos desprecian, contra el sucursalismo servil de las cúpulas de quienes pasaban por ser partidos hegemónicos y contra la degradación tramposa de los pactos insólitos y ocultos entre ellos, que se extienden en el espacio y se prolongan en el tiempo, sin visos de ser atajados con un cambio de rumbo hacia el progreso colectivo, que es el fin noble de toda política democrática.

FORO nació para liderar este cambio y abanderar el entusiasmo democrático, que apuesta por la regeneración cívica, institucional, económica y cultural de nuestro país, la Asturias emergente, la de todos los asturianos, orgullosa de su pasado; la de los asturianos que nos sentimos con fuerzas para salir del pozo al que nos han llevado el sucursalismo insolidario de los dos principales partidos y la alternancia en los sucursalismos estatales que encubren el trato discriminatorio recibido por  Asturias del gobierno de Zapatero desde 2004, y del gobierno de Rajoy desde 2011, abrazados a unas políticas erráticas y a un escandaloso reparto del poder derivado de unas complicidades negativas, egoístas y vergonzosas entre representantes de la vida pública, rasgos impropios de una cultura democrática avanzada.

Es el juez implacable del tiempo quien da y quita razones. ¿Acaso la situación de Asturias en 2015 mejoró algo respecto de la situación en 2011? La respuesta a  pregunta  encierra la clave de lo que  tiene que representar FORO: el cambio de rumbo para asegurar el cambio de destino hacia el resurgimiento de nuestro país. No estamos construyendo una alternativa  ideológica frente a la derecha y la izquierda sino una opción vital para enfrentarnos a la marginación, al ninguneo y al olvido de Asturias. No alumbramos una nueva fuerza política para instalarnos en el régimen de los viejos partidos ni para hacer lo mismo que hacen ellos, cambiando solamente de clientela beneficiada.

Nuestro mensaje básico es elemental: no existen recetas milagrosas para el futuro porque nadie dispone de una vara mágica capaz de transformar en trabajo la vagancia o en aciertos los errores. Lo que ofrecemos desde FORO es un compromiso con la sociedad que reúne tres condiciones inseparables: cambio, proximidad y esfuerzo.

  • Un viraje radical en las viejas coordenadas de la política subsidiada y clientelar, mantenidas durante los últimos años hacia una sociedad competitiva, para cambiar nuestro destino cada día más alarmante, porque no se puede cambiar de destino si no se cambia antes de camino;
  • Un ofrecimiento de cercanía para escuchar a los demás, para contar con la mayoría emprendedora en el reparto de oportunidades y prescindir de la minoría depredadora;
  • Y una obligación moral que asumimos públicamente de realización de un esfuerzo imprescindible para que Asturias reciba un nuevo impulso que será más potente cuando todos como equipo rememos en la misma dirección

Si dedicamos unos  minutos a mirarnos hacia dentro de  nosotros mismos,  comprobaremos que FORO es el único partido asturiano que no padece la enfermedad regresiva del sucursalismo que caracteriza a otros partidos, cuyos dirigentes son meros recaderos de sus oficinas centrales. Los partidos viejos, porque ya lo han demostrado sobradamente; y los partidos nuevos porque, también se caracterizan por un centralismo de izquierda radical; o por un simple cambio cosmético tras el cual se esconde la mudanza de la oficina central de Madrid a Barcelona.

En FORO, sin embargo, mantenemos intactas nuestras convicciones y nuestra independencia rabiosa para defender a Asturias y a los asturianos. Testigos y protagonistas excepcionales de esta vocación y de este espíritu de trabajo al servicio de los asturianos han sido, y están siendo estos últimos días de la legislatura que concluye, nuestros compañeros el hasta ayer senador Isidro Martínez Oblanca y el diputado Enrique Álvarez Sostres que no van a Madrid a apretar los botones que les ordenen sus jefes de bancada, primero porque son ellos mismos, y segundo porque a quien rinden cuentas es al pueblo asturiano, como hacen a diario informando cumplidamente de su trabajo, de sus propuestas alternativas, de sus reivindicaciones solidarias y justas, de sus papeles de defensores de lo asturiano o de denunciantes de cuanto atente contra los intereses generales de nuestra querida tierra.

Si nuestro mensaje está cada día más vigente, y nuestra vocación como partido responde a las necesidades de Asturias, es claro que el camino para recuperar la confianza mayoritaria de los asturianos pasa necesariamente por redoblar nuestros esfuerzos con trabajo, trabajo y trabajo,  y por perfeccionar nuestras acciones con compromisos tácticos y estratégicos orientados a conseguir que la razón de la presencia de FORO en la vida política de Asturias sea reconocida por los asturianos. La primera prioridad como partido tiene que ser el esfuerzo continuado para lograr el fortalecimiento interno de nuestra estructura directiva y de nuestra organización de base, comenzando por consolidad la imagen corporativa de la marca FORO. Pensando en los ciudadanos, siempre preferí un modelo de partido sin gobierno a un modelo de gobierno sin partido. Y cuando tuve la ocasión de demostrarlo he procurado poner por encima de todo la labor de equipo frente al lucimiento de las individualidades. Por eso creo en la normalidad de FORO, que viene de norma, asentada sobre nuestros Estatutos. Creo en el funcionamiento normal de las Comisiones Directivas locales que han de ser unos órganos de decisión y de participación cada vez más representativos, para escuchar y para informar desde la mayor cercanía con los militantes y con los ciudadanos. Y me propongo que la Comisión Directiva regional no solo dirija  la política nacional y autonómica, sino que tiene que dar su apoyo y asistencia a los órganos locales, tanto con reuniones generales de formato comarcal que tan útiles resultaron en la anterior etapa, como con reuniones especializadas en formato sectorial.

Como saben mejor que nadie nuestras alcaldesas y nuestros alcaldes, ganadores de las elecciones municipales por méritos propios, a quienes escucharemos a continuación, los cargos públicos y los cargos directivos tienen que orientar la parte principal de su dedicación política al contacto directo con los ciudadanos. Hoy en FORO contamos con algo más de la mitad de los alcaldes, alcaldesas y concejales que en 2011, y con la cuarta parte de los diputados autonómicos que en 2012, por lo que hemos de hacer de la necesidad virtud con objeto de estirar al máximo nuestra dedicación y de multiplicar los esfuerzos  en nuestra labor de contacto directo con las asturianas y los asturianos de todos los rincones de la región.

No quiero omitir en el campo de la organización y de la dedicación una referencia a FORO Joven. Esperamos mucho de FORO Joven en este curso político que ahora comienza pilotado por su Comisión Promotora que tiene, entre otras tareas, el encargo de organizar y de celebrar su Congreso constituyente para elegir su primera Comisión Directiva.

La segunda prioridad de nuestra acción tiene que seguir siendo la comunicación. Pero no cometamos la ingenuidad de atribuirnos responsabilidades ajenas. La democracia es un sistema de opinión pública, lo que equivale a decir que es decisivo el papel de los medios que la conforman. Todos sabemos lo que hay en Asturias, y con esos bueyes tenemos que arar. La escandalosa trayectoria de La Nueva España es como el rayo manipulador que no cesa. Un botón de muestra: hace dos días se permitió publicar una página completa sobre las elecciones generales censurando por completo toda referencia a la presencia de FORO que, a diferencia de otros partidos citados, cuenta con representación parlamentaria.  

Otro botón de muestra aún más reciente. Ayer, este medio manipulador líder de la prensa amarilla, colgaba como noticia de portada, a cuatro columnas, esta bochornosa propaganda: “Renfe  lanza los nuevos viajes de 4 horas a Madrid con una promoción a 25 euros”. Para darnos idea del tamaño de la limosna que el gobierno de Rajoy nos vende como una muestra de progreso, y la falta de ética de La Nueva España al recogerla en portada como una novedad positiva,  podemos comparar las 4 horas del Madrid-Oviedo (447 Km), con los tiempos del AVE desde Madrid al resto de España

  • Zaragoza.  317 Km.   1 h 15 min
  • Barcelona . 621 Km.  2 h 30 min
  • Valencia.    357 Km.  1 h 38 min
  • Alicante.     421 Km.  2 h 12 min
  • Málaga.       530 Km.  2 h 20 min
  • Sevilla .       535 Km.  2 h 20 min
  • León.           336 Km.  2 h 06 min

Asturias tiene desde 2010 los túneles de la Variante de Pajares de Pajares terminados sin poner en servicio, y con una inversión realizada sin aprovechar de más de 3.000 M € ¿Por quien nos toman Rajoy y La Nueva España a los asturianos, alardeando del gran avance que supone  hacer en 4 horas los 446 Km del trayecto Madrid-Oviedo, sin derecho a escala en León? .

Las televisiones públicas son lamentablemente medios de partido dedicados a la propaganda e impartiendo consignas en los asuntos clave. Y en el colmo de la degradación,  la televisión autonómica TPA ni siquiera se ocupa de defender los intereses de Asturias haciendo de dique informativo o de contrapunto de la veracidad  frente al sucursalismo de Televisión Española. La resultante de todo esto es que en Asturias, mucho más que en cualquier otra Comunidad Autónoma, hay un componente de desinformación anestesiante y desfiguradora de la realidad aún mayor que el que presentaba el panorama mediático en 2011, del que separa la honrosa excepción significativa de la radio, cuya independencia constituye el bastión del pluralismo informativo regional.

No basta con quejarnos, aunque nos asista toda la razón del mundo. Tenemos el deber de  hacer las cosas lo mejor posible en el terreno de la comunicación, buscando el protagonismo de nuestros mensajes en los medios independientes. Y neutralizando la labor desinformadora de los medios manipuladores a través de nuestros propios medios como son nuestro periódico digital que se puede leer en nuestra web y nuestras informaciones directas a través de la red de militantes y simpatizantes, que son piezas básicas para ofrecer una información plural y completa de la situación de Asturias y de la verdadera acción y mensajes de FORO. Que nadie deje de abrir cada mañana nuestra página web y que nadie deje de leer con atención y de divulgar cada una de las informaciones que distribuimos mediante el envío directo de correos electrónicos o correo convencional. Por ejemplo, en la portada de nuestra web está colgado el video divulgativo “Asturias, marcha atrás” para todos los que deseen estar informados de primera mano de los atropellos ferroviarios que los gobiernos de Zapatero y de Rajoy han construido para hurtarnos la línea de alta velocidad que muere en León.

Hace cuatro años, muchas personas que nos rebelamos contra los derroteros que seguía la política asturiana elegimos un camino incómodo y exigente  para encauzar la indignación de la sociedad y ofrecer una alternativa positiva y optimista para el fututo de Asturias. El PSOE y el PP, viendo peligrar sus sillones, se unieron para impedir el cambio. Lograron evitar nuestra continuidad en el gobierno del Principado pero no lo han logrado en Gijón, Ribadesella, Salas, Amieva y Peñamellera Alta. Tampoco  lograron enderezar el rumbo de Asturias, sino todo lo contrario.

El resultado de las elecciones puso al frente del Principado a un ingeniero especializado en la difícil tarea de no hacer ni decir nada, cuya idea más original para salvar Asturias fue la de crear un comité de sabios que supliera sus carencias y le aportara ideas. Al hacerlo no tuvo en cuenta el sabio consejo popular del gaucho “Martín Fierro” de Miguel Hernández, al que acudió ayer el papa Francisco ante la ONU, que recomienda:

“Hay hombres que de su ciencia,

Tienen la cabeza llena;

Hay sabios de todas menas,

Mas digo, sin ser muy ducho:

Es mejor que aprender mucho,

El aprender cosas buenas”

¡Falta le hace a Javier Fernández y a sus consejeros empezar por aprender cosas buenas, si piensan mantenerse aferrados cuatro años a los sillones, sin programa y sin apoyos, por aquello de “el que resiste, gana”! 

Está por ver si es capaz de mantenerse al frente de un gobierno inoperante y fracasado los cuatro años de la legislatura, aunque apoyos para repartir poltronas nunca le van a faltar.

El reto más inmediato son las elecciones generales. Los asturianos necesitamos que la política española de igualdad y de solidaridad también presente un cambio de rumbo pero tenemos demasiadas pruebas de que no nos podemos fiar de cómo nos van a gobernar  desde las oficinas centrales de los viejos y los nuevos partidos sucursalistas. Ya me referí al principio a que Asturias, todos y cada uno de los sectores y el país en su conjunto, tiene muchos motivos para estar seriamente preocupada por el futuro.  Me refiero ahora particularmente al problema del Estado de los Nacionalismos en que ha derivado nuestro Estado de las Autonomías, por los errores y las debilidades tanto del PSOE como del PP, que ya está ocasionando graves perjuicios a la confianza de España en el exterior y a la cohesión de España en el interior, con las secuelas de unas dificultades insólitas para que dentro de España se puedan corregir las discriminaciones que perjudican la convergencia entre todas las Comunidades Autónomas.

Los españoles tenemos la vista puesta en el problema de las elecciones catalanas de mañana, preocupados por las reclamaciones de los independentistas que todos los días  reclaman menos España, y ante cuya presión, tarde o temprano, tanto el PSOE como el PP terminan haciendo concesiones, que se suman a las que han hecho previamente,  como ocurre con la financiación autonómica, o las políticas lingüística o educativa en Cataluña.

Nosotros no tenemos que cambia nuestra convicción resumida en el espíritu de los lemas de 2011,  “Más Asturias, mejor España”, “Más FORO mejor España” porque creemos en la suma y no en la resta. Pensamos que España se construye sumando compromisos comunes y esfuerzos compartidos, y no restando fortaleza al Estado o exigiendo ventajas de unos territorios a costa de otros. En FORO no queremos que una Comunidad sea más que otra, y tampoco que una sea menos que las demás, como ha ocurrido en Asturias demasiadas veces en los últimos  siete años. También figura como principio básico de nuestra acción política en nuestros estatutos.

En las elecciones generales, podemos y queremos contribuir a que España y Asturias cambien de rumbo, y que nuestros problemas comiencen a solucionarse si, además de trabajar, trabajar y trabajar  a tres turnos, los asturianos tenemos voz y votos de parlamentarios en el Congreso de los Diputados y en el Senado de España, que exijan al Gobierno de España la atención que merecemos. Repito: no queremos ser más que nadie, pero tampoco podemos permitir ser menos que los demás, como está ocurriendo actualmente. La magnitud de las dificultades que tenemos que superar para que los gobiernos de España y de Asturias cambien su rumbo, erradiquemos la marginación  y recuperemos la senda del crecimiento, del empleo y del bienestar, exige personas de fiar que sean capaces de cumplir lo que prometen y de garantizar los buenos resultados de sus propuestas. En esa tarea, Enrique Álvarez Sostres e Isidro Martínez Oblanca han sido ejemplares, y de ello dan fe los tres libros editados sobre su labor que, además, son el testimonio del cumplimiento del programa de FORO.

Los asturianos necesitamos más que nadie voz propia en las Cortes Generales de España que nos represente y que defienda las decisiones adecuadas, sin ataduras partidistas, para garantizar la cohesión territorial, sin  discriminaciones territoriales,  un compromiso que solo FORO puede ofrecer en el momento de pedir la confianza a los asturianos

Por eso hoy quiero proclamar al comienzo de esta Convención que FORO es la única alternativa real para sacar a Asturias de la decadencia e impulsar su resurgimiento porque, guste o no a nuestros adversarios, FORO es la única la fuerza de Asturias capaz de hacerlo.

 

Juntas Locales

Agenda
Agenda Cascos
Más Asturias 2014 Más Asturias 2014 Más Asturias 2013 Más Asturias 2012 Gobernanza a Tres Turnos Rebeldes con Causa Salir a Flote
El Hormiguero. Último número
Búsqueda Avanzada


C/ Pepe Cosmen Nº 1. 33001 Oviedo.
985202745. Fax 985223554.
http://www.foroasturias.es · sederegional@foroasturias.es
Aviso Legal
Contacto